Coyuntura económica

El deterioro del PIB fue peor en 2009 por el comercio exterior

El Instituto Nacional de Estadística (INE) revisó ayer una décima a la baja la tasa de crecimiento real del PIB español en 2009, que pasa del -3,6% al -3,7%. Este empeoramiento se debe a un retroceso mayor de las exportaciones y un descenso algo menor de las importaciones.

Los incrementos del PIB de 2006, 2007 y 2008 permanecieron inalterados en el 4%, 3,6% y 0,9%, respectivamente, según la actualización de la serie contable 2006-2009 de la Contabilidad Nacional de España publicada ayer por Estadística. Ese peor comportamiento del PIB en 2009 respecto al cálculo inicial se debió a que la contribución de la demanda exterior a la actividad se vio modificada al incluir los datos definitivos del comercio exterior de bienes de 2008 y las nuevas estimaciones de la balanza de pagos de 2008 y 2009.

Como consecuencia de ello, el decrecimiento real de las exportaciones en 2009 se ha revisado a la baja en una décima (del -11,5% al -11,6%) y al alza, en la misma cantidad, el de las importaciones (del -17,9% al -17,8%). Como consecuencia de ello, la aportación al crecimiento del PIB se reduce en una décima, de 2,8 a 2,7 puntos. Por lo que se refiere a la demanda nacional, la caída del gasto en consumo final se redujo del -2,7% al -2,3%, al tiempo que el descenso de la formación bruta de capital se revisó al alza desde el -15,3% al -16%.

Ambas revisiones, explica el INE, se han compensado en términos de aportación al crecimiento agregado del PIB. El incremento del gasto en consumo de los hogares en 2009 fue menos negativo del que se estimó en el mes de febrero pasado, siendo finalmente del -4,2%, en lugar del -4,9%. Por su parte, el crecimiento del gasto de las administraciones públicas también resultó menor del inicialmente estimado (3,2% en lugar del 3,8%).

La revisión a la baja de la inversión en 2009 se produjo en los componentes de bienes de equipo (que pasaron del -23,1% al -24,8%) y de construcción (del -11,2% inicial al -11,9%). Por el contrario, en el caso de la formación bruta en otros productos, la actualización ha sido al alza, pasando de una caída del -17,2% a un descenso del -16,2%. A su vez, la variación interanual del empleo total en la economía, medido en términos de puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo, mejoró una décima, pasando de una caída del 6,7% a un descenso del 6,6%. De esta manera, la productividad aparente del trabajo redujo su crecimiento en dos décimas, hasta el 3,1%.

En términos nominales, el decrecimiento del PIB en 2009 se estimó en el 3,1%, alcanzando los 1.053.914 millones de euros. Como consecuencia de la actualización del PIB real y nominal en el año 2009, el crecimiento del deflactor implícito del PIB aumentó cuatro décimas con respecto al inicialmente estimado en febrero (del 0,2% al 0,6%). Del análisis de las cuentas revisadas del sector resto del mundo para 2009 se obtiene que la Renta Nacional Bruta ascendió a 1.029.541 millones. Por último, la economía presentó una necesidad de financiación frente al resto del mundo de 53.978 millones, el 5,1% del PIB.

Octavo repunte de los precios industriales

Los precios industriales descendieron un 0,2% en julio respecto al mes anterior, aunque en tasa interanual se incrementaron un 3,2%, según informó ayer el Instituto Nacional de Estadística. Con este nuevo repunte, este indicador encadena ya su octava subida interanual consecutiva, siendo el incremento de julio idéntico al experimentado en junio (3,2%).

No obstante, en tasa intermensual, la contracción del 0,2% de los precios en julio puso fin a una racha de siete meses consecutivos de alzas. Por destino económico de los bienes, los intermedios fueron los que contribuyeron de manera más negativa al mantenimiento de la tasa anual, al marcar en julio un incremento del 3,1%, seis décimas por debajo de la registrada en junio.

Destacó la aportación positiva de la energía, cuya tasa anual creció siete décimas en julio, hasta el 9,2%, debido al encarecimiento de la producción de gas. De hecho, la tasa anual de esta actividad alcanzó niveles positivos (13,4%) por primera vez desde marzo de 2009. En el lado opuesto, la variación anual de la producción, el transporte y la distribución de energía eléctrica se redujo casi tres puntos en julio, hasta una tasa del -0,6%. Se trata de la primera ocasión en la que esta variable entra en negativo desde diciembre de 2001.

Por su parte, los precios industriales de los bienes de consumo duradero crecieron un 0,9% anual en julio, dos décimas más que un mes antes, mientras que los de los bienes de consumo no duradero repuntaron el 0,1%, dos décimas menos. Los bienes de equipo, por su lado, avanzaron un 0,2% en un año tras incrementarse una décima respecto a la tasa de junio.

Por regiones, los mayores incrementos de los precios industriales en tasa interanual se concentraron en Murcia, con un significativo 6%, seguida de Andalucía, con el 5,9% y el País Vasco, con el 5,8%.