Reacción de los sindicatos

UGT y CC OO acusan al Gobierno de ampliar el poder empresarial en la reforma

Comisiones Obreras y UGT acusaron hoy al Gobierno de haber negociado con los grupos "más conservadores" del Senado enmiendas a la reforma laboral con las que se "amplía el poder empresarial en detrimento de los derechos de los trabajadores".

En un comunicado conjunto, los sindicatos señalan que los cambios de la reforma aprobados en la Cámara Alta recortan aún más dichos derechos, "abaratando y agilizando los despidos".

El texto que votará en septiembre el Congreso, añaden, "constata la sumisión del Gobierno a los poderes económicos" y supone un "atropello social" que "hace más necesaria, si cabe", la huelga general convocada el 29 de septiembre, cuyo principal objetivo "debe ser parar esta reforma".

Advierten de que el texto del Senado, "en línea" con lo aprobado previamente en el Congreso, facilita a las empresas la extinción del contrato por razones económicas, técnicas, organizativas y productivas, "haciendo el despido más fácil, rápido y barato".

Además critican especialmente la enmienda más discutida estos días, la que limita a 30 días el plazo que tienen los desempleados para rechazar ofertas de formación antes de ser sancionados.

En este sentido censuran que prevalezca la política de la sanción y la infracción en vez de apostar por las políticas activas de empleo.

Lamentan por otra parte, que se avale la legalización de agencias privadas de colocación, a las que se atribuyen competencias propias de los servicios públicos de empleo, "en lugar de incentivar y reconducir las políticas activas".

También denuncian que el texto de la reforma aprobado en este trámite sigue haciendo "más vulnerable" el empleo fijo, y dota de mayor poder discrecional al empresario en perjuicio de la negociación colectiva.

Para UGT y CC OO, ésta es una reforma "a la carta de las posiciones más neoliberales, ahonda en la desregulación laboral y apuesta por una competitividad basada en la reducción de los costes empresariales a costa de los derechos de los trabajadores".

Por eso insisten en que es "más necesaria que nunca" la huelga general del 29 de septiembre, para "parar" esta reforma que, además de suponer una "regresión" de los derechos laborales y sociales, "entorpecerá" la recuperación económica y la creación de empleo.