No quieren hacerse daño mutuamente

Telefónica y PT acuerdan no competir entre ellas en la península Ibérica

Telefónica y Portugal Telecom romperán su alianza de trece años en cuanto se concrete la compra por parte de la operadora española del capital de la lusa en el líder brasileño del móvil, Vivo. Pero su intención es mantener algunos lazos y no hacerse daño mutuamente, al menos en sus respectivos mercados naturales.

Según publicaba ayer el diario Jornal de Negócios, Telefónica y Portugal Telecom firmarán un acuerdo por el que se comprometen a no competir en el mercado ibérico. Esta salvaguarda figuraba en las primeras ofertas que la española remitió a la portuguesa, pero no hay documentos públicos que confirmen que se mantuvo en el pacto final.

El diario, sin embargo, asegura que esta cláusula se ha mantenido y cita fuentes de Telefónica. La operadora española prefirió ayer no comentar esta información.

TELEFÓNICA 6,25 0,21%

El texto que incluían las primeras ofertas señalaba que "cada parte se abstendrá, de forma directa o indirecta a través de sociedades de su grupo, de realizar o invertir en proyectos en el sector de las telecomunicaciones (incluyendo servicios de telefonía fija y móvil, acceso a internet y televisión, pero excluyendo cualquier inversión o actividad que venga siendo realizada en la fecha de esta oferta como es la participación de Telefónica en la lusa Zon, que pueda considerarse en competencia con la otra, en el mercado ibérico".

Pero el documento estipulaba que este pacto sólo tendría una validez temporal y fijaba el fin del periodo en diciembre de 2011 o el momento en que PT vendiera la totalidad de sus acciones en Vivo, si elegía la opción de desinversión a plazos.