Evolución del mercado hipotecario

El beneficio de las tasadoras desciende un 60% en tres años

El crac inmobiliario sigue pasando factura al beneficio de las tasadoras. Estas entidades obtuvieron en 2009 unos beneficios de 24,3 millones de euros, frente a los 58,9 millones logrados en 2006, un 58,7% menos. El número de valoraciones y el importe de los bienes tasados disminuyeron un 41% y un 34%, respectivamente.

Las tasadoras empezaron a notar los primeros síntomas de desaceleración en el año 2006. Posteriormente, registraron un significativo retroceso en 2007 y 2008, que se atenuó el año pasado sobre todo gracias a las operaciones realizadas sobre viviendas individuales. A pesar de esta leve mejoría, los beneficios del sector volvieron a retroceder el pasado ejercicio. Las 55 sociedades que se mantuvieron activas en 2009 obtuvieron un rendimiento de 24,3 millones de euros frente a los 31,8 que habían conseguido en 2008, un significativo 21,7% menos en sólo 12 meses, según el último informe publicado por el Banco de España.

Este retroceso de la actividad se reflejó en casi todas las tipologías de bienes tasados, aunque de forma más intensa en los edificios completos de uso residencial (27%) y en las viviendas individuales (7%). Por el contrario, las valoraciones de fincas rústicas experimentaron crecimientos sensibles, tanto en su número (19,6%) como en el importe (6,7%). Y es que el grueso del negocio del sector se mantuvo centrado en la valoración de bienes inmuebles de uso residencial, tanto edificios completos como viviendas individuales, que representaron casi el 70% del número y el 45% del valor tasado.

Las viviendas individuales (edificios en bloque o unifamiliares) alcanzaron un valor de 173.100 millones de euros tras un total de 714.600 tasaciones. Por otro lado, los edificios completos de uso residencial (primera o segunda residencia) absorbieron 83.100 millones en un total de 20.200 tasaciones. Las tasaciones no inmobiliarias continuaron aumentando por cuarto año consecutivo. Su número aumentó el 64% y un 62% lo hizo su importe, si bien su peso en la actividad representa apenas el 1,8% del total de operaciones y el 0,9% en cuanto al valor estimado.

Garantía hipotecaria

¿Para qué se realiza una tasación de un inmueble? Las tasadoras son las encargadas de valorar las garantías inmobiliarias aceptadas por las entidades financieras. Pero además de jugar un papel esencial en la financiación hipotecaria destinada a los hogares, estas compañías realizan la tasación de bienes incluidos en la cobertura de las reservas técnicas de las aseguradoras o en la determinación del patrimonio de las sociedades de inversión colectiva inmobiliaria y de los fondos de pensiones.

La actividad por comunidades autónomas volvió a ser de nuevo divergente, según se considere el número o el importe de las tasaciones. Todas las regiones registraron descensos del 17,5% de media respecto al valor total de los inmuebles tasados. Sin embargo, si se atiende al número de estimaciones realizadas, Madrid, La Rioja y Navarra lograron resultados positivos. En el extremo opuesto se encuentran Asturias o Canarias, con retrocesos superiores al 13%.

Malas perspectivas para el empleo en el sector

Como ha ocurrido en otros sectores de actividad, las tasadoras han tenido que hacer frente en los últimos años a un ajuste de costes para sujetar su beneficio y las plantillas han absorbido buena parte de esa reestructuración. Sociedad de Tasación es un caso paradigmático. Además de tratarse de una de las líderes del mercado, es de las pocas que no está bajo el control de ninguna entidad financiera. Fuentes de esta compañía explican cómo ellos han optado por rebajar salarios en lugar de reducir plantilla, a la espera de la recuperación. Sin embargo, la mayoría se ha decantado por disminuir el número de trabajadores.

Así, en el último trienio se han perdido un total de 268 puestos de trabajo. Y en 2009, último año para el que se dispone de datos, el empleo siguió cayendo. Las tasadoras prescindieron de 61 trabajadores, lo que significó un 2,62% menos de empleo que en 2008. Además, se prevé que en los próximos años continúe esta tendencia. Por un lado, hay que tener en cuenta la posible venta de la tasadora Tinsa al fondo de capital riesgo estadounidense Advent.

Y, por otro, los procesos de fusión que están llevando a cabo las cajas de ahorros, principales propietarias de las tasadoras. No en vano, del total de valoraciones que se realizan al año, un 40,2% lo son para ser gestionadas por estas entidades.

Desde distintos agentes del sector inmobiliario y desde alguna de las tasadoras autodenominadas independientes se ha reclamado al Banco de España una nueva regulación más estricta que evite que estas sociedades estén en manos de bancos o cajas. De esta manera, algunos expertos creen que se evitará que las valoraciones puedan están influidas por el criterio que adopte la entidad financiera a la hora de conceder el préstamo hipotecario. Conviene recordar que algunos analistas culparon a las tasadoras de sobrevalorar el importe de los inmuebles, contribuyendo así a crear la burbuja inmobiliaria.

La cifra

159,4 euros por metro cuadrado fue el valor del suelo urbano en 2009, un 13,4% menos que en 2008. El valor medio de una casa ascendió a 209.700 euros, un 8,2% inferior.