Bolsa de Nueva York

Wall Street se desprende del rojo en una sesión marcada por la inestabilidad

El parqué neoyorquino ha conseguido mitigar las pérdidas en el último momento. A la altura de la media sesión la tendencia bajista de las cuatro sesiones anteriores parecía invertirse, sin embargo ha habido que espera al cierre para confirmarlo. Los datos macroeconómicos conocidos en esta jornada no han ayudado a mejorar los ánimos, pues su lectura continúan demostrando las dificultades de la economía estadounidense para salir adelante. Todo ello provocó que el Dow Jones cerrase plano con una caída del 0,01% hasta los 10.302 puntos.

Por su parte, el S&P 500 siguió el mismo camino con un leve aumento del 0,01 %, manteniéndose en los 1.079 puntos y el tecnológico Nasdaq, tras las fuertes caídas experimentadas en la semana pasada, consiguió mitigar las pérdidas y subió un 0,39% (2.181 puntos).

Los datos macro de la jornada no han conseguido confortar a los inversores ya que las perspectivas de futuro continúan siendo poco halagüeñas.

El índice manufacturero del Empire State , encargado de medir la actividad industrial de la región de Nueva York, subió 7,1 puntos en el mes de agosto, por encima de la cifra correspondiente a julio (5 puntos), pero inferior a lo esperado por los analistas que ubicaban el crecimiento en los 8 puntos.

DOW JONES 25.409,36 -1,39%
NASDAQ 100 8.461,83 0,30%
S&P 500 2.954,22 -0,82%

Otra de las noticias macroeconómicas, difundidas en el día de hoy, ha sido la confianza de los constructores . Este índice creció 13 puntos, replegándose a los niveles de marzo de 2009. Los resultados son peores de lo esperado por los expertos que vaticinaban un incremento de 15 puntos. El presidente de los constructores en EE UU, Bob Janes, declaró que existe un sentimiento negativo en el sector ante las dificultades de la economía y del mercado laboral, aspectos que demuestran el estancamiento de los últimos tiempos. Este hecho ya fue corroborado la semana pasada por la Fed tras su reunión mensual. Asimismo, Bob Janes añadió que el elevado número de viviendas que existen en el mercado como consecuencia de los embargos y las restricciones al crédito son el principal inconveniente que impide la mejora de las ventas en el sector.

Las noticias que proceden del extranjero tampoco invitan al optimismo. Este lunes se supo que Japón corre el riesgo de perder su segunda posición en el ranking de las mayores economías del mundo. Su lugar puede ser ocupado por China. El PIB nipón sufrió una desaceleración del 0,4% a ritmo anual entre abril y junio. El dato es peor del registrado en el trimestre anterior e inferior al esperado por los economistas. Por su parte China espera cerrar el año con un crecimiento de 9%.

Empresas del día

En el ámbito empresarial los inversores han estado atentos a la evolución Apple después de que el ejecutivo de la dirección de compras de la compañía fuera acusado de espionaje industrial al vender información a proveedores asiáticos a cambio de un millón de dólares, cantidad que comenzó recibir en 2006. Sin embargo, la noticia no parece haber afectado a la empresa que ha cerrado con una tímida pérdida del 0,59%.

El otro gran protagonista del día fue la Dell (-042%) al anunciar la adquisición de la empresa especializada en soluciones de almacenamiento virtual 3Par, al cual se revalorizó un 86,53%.

Por otro lado, gigante Google (-0,16%) ha respondido a la demanda presentada por Oracle en al que acusaba al buscador de violar los derechos de autor en el uso de Java para la plataforma Android. El buscador ha dicho que la acusación carece de base porque la comunidad Java es de código abierto.

Dentro del selectivo Dow Jones, con sus treinta valores de referencia, la empresa más cotizada fue Cisco Sytems, al subir un 2,72%, seguida de Intel (+1,85%) y Caterpillar (+0,76%).

Entre las compañías peor paradas encontramos a 3M (-0,71%), acompañada de Boing (-0,68%) y American Express (-0,60%), que ocupaban el penúltimo y antepenúltimo puesto respectivamente.

Respecto a las materias primas, el barril de crudo de Texas se depreció, por quinta jonada consecutiva, un 0,2% y cerró a 75,24 dólares el barril.