Vuelve el miedo a la Bolsa

El Tesoro afronta una nueva prueba mientras la crisis de deuda resucita

La subasta de letras de mañana marcará el rumbo del Ibex 35.

Los test de estrés de la banca europea, publicados el 23 de julio, y el éxito de las subastas de deuda pública de varios países periféricos de la zona euro habían aplacado a los mercados. El diferencial de rentabilidad del bono español a 10 años frente al alemán llegó a bajar hasta 137,5 puntos básicos (100 equivalen a un punto porcentual), frente al récord de 221,2 puntos que marcó el día 16 del pasado junio.

Pero esta semana la situación ha dado un giro de 180 grados. Los miedos han vuelto, potenciados por un mercado con muy pocos inversores y mucha volatilidad. El buen dato que aportó Alemania el viernes tras informar de que creció un 2,2% en el segundo trimestre, su mayor ritmo desde la reunificación, fue eclipsado por otros hechos. Las advertencias de la Fed sobre una recuperación económica menos intensa de la prevista han causado estragos.

Los inversores han corrido a refugiarse en la deuda pública europea considerada más segura. Así, los rendimientos de los bonos germanos y franceses a una década han marcado respectivos mínimos históricos en el 2,393% y el 2,72%. La prima de riesgo española se ha disparado un 21,8% respecto al lunes pasado, hasta los 185,8 puntos básicos. Y también se han producido significativas alzas del riesgo país de Italia (+17%), Irlanda (+23,8%), Grecia (+6,1%) y Portugal (13,8%). Las Bolsas han reaccionado con importantes caídas semanales, entre las que destacó la del Ibex, que perdió un 3,52%.

La clave de esta semana en España es la subasta de letras a 12 y 18 meses que celebrará mañana el Tesoro. Hoy anunciará los objetivos de captación, si bien en la que celebró el pasado 20 de julio consiguió 5.968 millones de euros, a tipos marginales del 2,22% (para 4.248 millones) y del 2,33% (para 1.720 millones).

La demanda total de la celebrada hace menos de un mes más que duplicó la cantidad adjudicada y los precios exigidos fueron inferiores a los de la subasta anterior en un 8,2% para las letras a 12 meses y en un 17,2% para las de 18 meses. En el mercado secundario, las letras a un año cerraron el viernes con una rentabilidad del 1,5%, aún por debajo del 2,3% que alcanzaron en junio, pero muy por encima del entorno del 0,5% en el que se movían en septiembre del año pasado.

El precio y la demanda influirán, por supuesto, en la evolución del Ibex, pero no sólo el selectivo español se verá afectado. Los expertos advierten que los mercados están muy pendientes de la evolución de estas subastas, que repercuten en todas las Bolsas europeas.