Como consecuencia de la crisis

La CE pide dar más poder a los supervisores para controlar a las grandes entidades

La Comisión Europea (CE) propuso hoy que los supervisores nacionales tengan más poder para controlar a los grandes conglomerados financieros, como consecuencia de la crisis que forzó a los Gobiernos a acudir al rescate de muchas entidades.

La CE prevé que los supervisores nacionales puedan acceder a los datos de las sociedades madre de los grandes conglomerados, a fin de que puedan conocer mejor y de forma anticipada posibles riesgos relacionados con la estructura diversificada de estas empresas.

Las nuevas reglas de supervisión que propone la CE "permitirán a los supervisores un mejor control de los conglomerados financieros" europeos, señaló Amelia Torres, una portavoz comunitaria, en unas declaraciones.

Los conglomerados financieros son grandes empresas que se dedican a actividades de banca y seguros en varios países, por lo que su tamaño hace que tengan "una importancia sistémica para nuestra economía", añadió.

Por ello, la CE busca que los supervisores puedan obtener información anticipada acerca de si una institución tiene problemas, y también que tengan más posibilidades para intervenir.

El Ejecutivo comunitario quiere incluir también a las sociedades de gestión de activos, así como modificar la definición de los conglomerados financieros, de forma que no se tenga en cuenta únicamente el tamaño de las entidades, sino también el riesgo que pueden representar para el conjunto de la economía.

La Comisión prevé que las nuevas normas, que todavía tendrán que ser respaldadas por el Consejo y el Parlamento Europeo (PE), entren en vigor durante 2011.