Acto público en el centro de Londres

Clegg: Se necesitarán cinco años para reconstruir la economía de Reino Unido

El viceprimer ministro británico, Nick Clegg, dijo hoy en Londres que el Gobierno de coalición necesitará cinco años para poder "solucionar" la situación económica de Reino Unido.

El número dos del Ejecutivo, que cubre estos días la agenda política del primer ministro, David Cameron, mientras éste se encuentra de vacaciones, participó hoy en un acto público celebrado en el centro de Londres en el que respondió a preguntas formuladas por el público.

En su comparecencia, el líder de los liberal demócratas indicó que el Gobierno ha conseguido rebatir a los críticos con una "sólida determinación", en vísperas de los cien días de gestión de este Ejecutivo.

El dirigente de la formación liberal recordó en esta línea que aquellos que vaticinaron una coalición "insípida", la acusaban ahora de ser "demasiado radical" y "demasiado reformadora".

Con relación a los programas de recorte del gasto público que planea el Gobierno de Cameron, el político recalcó que precisamente esos planes constituían un claro indicio de que habrá "luz al final del túnel" en la situación económica que atraviesa el país. Clegg también dijo que la alianza de conservadores y liberales durará "los cinco años completos de mandato".

"Creo que necesitamos cinco años para poder solucionar las cosas... para tomar muchísimas decisiones difíciles de forma que podamos movernos hacia adelante y reconstruir la economía. Y ojalá cuando se cumplan esos cinco años, la gente vea que hemos tomado las decisiones correctas", manifestó.

Mientras Cameron pasa unos días en Chequers, la residencia oficial campestre del jefe del Gobierno, desde la que se desplazará con su familia al condado de Cornualles (suroeste inglés), el número dos llevará a cargo varios actos públicos en ayuntamientos del país.

Además, Clegg aprovechará la coyuntura para recuperar parte de la popularidad perdida durante las pasadas semanas por su partido, el Liberal Demócrata.

Desde la celebración de las elecciones generales del 6 de mayo, los sondeos de opinión han mostrado un llamativo descenso en el apoyo a los liberal demócratas, aliados con el Partido Conservador después de que los comicios dieran un parlamento sin mayoría absoluta ("Hung Parliament" o "Parlamento colgado").