Para mejorar las infraestructuras

Blanco califica de "muy bajos" los impuestos y plantea si deben subirse

El ministro de Fomento, José Blanco, ha asegurado que los impuestos españoles son "muy bajos" y ha señalado que en un futuro hay que pensar en buscar fórmulas para "homologarlos" a la media de la UE con el objetivo de lograr servicios e infraestructuras "de primera".

El ministro de Fomento, José Blanco
El ministro de Fomento, José Blanco

"No estoy planteando una subida de impuestos, simplemente digo, como reflexión, que España, en relación con los servicios públicos que tiene, y en relación a las infraestructuras que tiene, y que debería seguir desarrollando, cuenta con una base impositiva muy baja en relación con la media de los países europeos", ha indicado.

En una entrevista, el ministro de Fomento respondió así del Gobierno tras ser preguntado si finalmente se subirá la carga fiscal a los que más tienen, como ha planteado el jefe del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, aprovechando el debate de las cuentas para 2011 a partir del mes de septiembre.

Según Blanco, no habrá que esperar mucho para saber si habrá subida y para quienes: "Cuando abordemos el Presupuesto General del Estado para 2011 en los próximos días, los ciudadanos conocerán la política de ingresos y gastos", precisó.

Así pues, a modo de "reflexión", Blanco tomó partido y afirmó que España, "en relación con los servicios públicos que tiene y en relación a las infraestructuras que tiene y que tiene que seguir desarrollando, cuenta con una base impositiva muy baja en relación con la media de los países europeos".

"La pregunta que siempre se tienen que hacer los ciudadanos es que si queremos unos servicios públicos de primera o unas infraestructuras de primera, tendremos que tener también impuestos homologables a los de los países europeos", añadió.

El Gobierno no da marcha atrás

Por el momento, el Gobierno ha confirmado en varias ocasiones a lo largo del último mes que su intención es subir impuestos en el marco de los próximos Presupuestos, aunque sólo para las rentas más altas. La incógnita abierta hasta ahora era si ello afectaría a los tramos del IRPF, si se rescataría el Impuesto sobre el Patrimonio o si se crearía una nueva figura impositiva.

"Si hay que pedir nuevos esfuerzos a los españoles lo haré, lo haré en los PGE (...). La idea del Gobierno es que esos esfuerzo van a ser para aquellos con alta capacidad económica", aseguró el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, durante el último Debate sobre el estado de la Nación, a mediados del mes de julio.

Zapatero dijo entonces que se trataba tan sólo de una "idea" para pedir "nuevos esfuerzos" a los ciudadanos con alta capacidad económica. Desde entonces no ha habido concreciones, aunque en los primeros días de agosto el vicepresidente tercero y ministro de Política Territorial, Manuel Chaves, aseguró de nuevo que el Gobierno mantiene "totalmente abierta" la posibilidad de subir los impuestos a las rentas más altas.

Según dijo, el Ejecutivo "está estudiando" la subida fiscal para "los sectores de la sociedad que tienen las rentas mucho más altas" y añadió que la propuesta "se verá en su momento".

Ese momento son los Presupuestos Generales del Estado para 2011, que se debatirán a partir de septiembre. Zapatero también avanzó en el Debate sobre el Estado de la Nación que tomaría las decisiones oportunas, en un contexto de déficit y necesidad de ingresos del Estado, "cueste lo que cueste".

Blanco ve a Zapatero con ánimo renovado y capaz de hacer las reformas necesarias

El ministro de Fomento, José Blanco, asegura que ve al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, "con ánimos renovados y, sobre todo, con una capacidad de hacer las reformas que necesita este país que es muy importante".

El vicesecretario general del PSOE defiende que, en estos momentos, en España "es necesario hacer reformas, avanzar, generar expectativas distintas para crear empleo, para crecer de otra forma, para orientar lo que tiene que ser la política del siglo XXI".

Blanco sostiene que Rodríguez Zapatero es el presidente adecuado para hacerlo y que la alternativa que ofrece el líder de la oposición, Mariano Rajoy, "es la política antigua, el pasado".

"Cada vez que escucho a Rajoy que lo que hay que hacer es la política de 1996, creo que está fuera, absolutamente, de su tiempo y que no es conocedor de lo que está ocurriendo en el mundo. Por eso, cada día estoy más convencido de que Rodríguez Zapatero representa en este tiempo las reformas y el cambio que necesita este país y Rajoy representa lo antiguo, el pasado", añade.

Al ser preguntado por la soledad en la que se ha encontrado el PSOE en el Congreso en varias votaciones importantes en los últimos meses, Blanco responde que "el Gobierno tiene el mismo apoyo que tenía cuando fue investido presidente Zapatero" y que "el problema es que hay poco sentido de Estado".

"En el momento en el que España necesita más sentido de Estado, más compromiso, en el momento en el que las empresas, las familias, los ciudadanos tienen más dificultades, vemos cómo el PP singularmente tiene menos compromiso para aportar, para sumar, para trabajar colectivamente por el interés general y por el bien de todos los españoles", asegura.

El vicesecretario general del PSOE atribuye la actitud del PP en la oposición a que "tienen asimilado que cuanto peor le vaya a los españoles, mejor le irá al Partido Popular", algo que, a su juicio, "va a pagar cuando llegue el momento de la verdad, cuando los ciudadanos tengan que juzgar cuál ha sido el comportamiento de unos y de otros ante una situación de extrema dificultad".

Respecto a los agentes sociales, Blanco sostiene que "no hay razones para convocar una huelga general" y que la reforma laboral "persigue, sobre todo", que se cree más empleo y más estable, aunque expresa su respeto por la decisión de los sindicatos.

"Desde luego, nosotros no vamos a hacer lo que pretende el PP, que es dejarles sin capacidad de respuesta, limitarles los recursos, porque creo que tienen un papel importante que desempeñar", añade.