A fondo

Google acelera las compras para llenar su red

En septiembre de 2009, cuando la crisis parecía que podía empezar a perder fuerza en EE UU, Eric Schmidt, consejero delegado de Google, hizo un anuncio sobre cuál iba a ser una de las líneas básicas de la estrategia de su grupo: "Lo peor de la crisis ha pasado ya. Google está preparada para reiniciar su actividad en el área de fusiones y adquisiciones". Sus promesas se han cumplido.

Desde septiembre del pasado año, el gigante de internet ha anunciado o cerrado un total de 23 adquisiciones (desde 2001, Google ha hecho 77 compras), con un desembolso cercano a los 2.100 millones de dólares (unos 1.630 millones de euros). Los movimientos corporativos de mayor volumen han sido las adquisiciones de AdMob, por la que pagó algo más de 750 millones de dólares, y de ITA Software, por la que desembolsará en torno a 700 millones, una vez que reciba los permisos preceptivos de las autoridades de la competencia en EE UU y el Viejo Continente.

Esta aceleración de las operaciones corporativas (hasta tres adquisiciones desde que empezó el mes de agosto) ha coincidido con el debate abierto en torno a la llamada neutralidad de la red, y en el que Google ha tomado un gran protagonista. Así, el buscador y la operadora estadounidense Verizon han lanzado esta semana una propuesta al resto de empresas del sector y a la Comisión Federal de Comunicaciones de EE UU (FCC en el acrónimo anglosajón), para definir un nuevo marco de operaciones en el mundo de internet. Ambas compañías han señalado que no se debe bloquear o dar prioridad a ciertos contenidos en la red pública (las actuales infraestructuras fijas), si bien han apostado por cobrar una prima a diversos servicios especiales a los que se accede a través de una red especial (una infraestructura alternativa de mejor calidad). Sin duda, ambas empresas han generado una gran polémica entre operadoras, usuarios y proveedores de servicios online, que amenaza con prolongarse durante mucho tiempo.

Al final de junio, Google tenía 30.100 millones entre tesorería e inversiones a corto plazo

GOOGLE 1.520,21 -0,03%

Mientras este debate se calienta, Google está completando con sus adquisiciones su catálogo de servicios online. Y es que las compras se están dirigiendo hacia distintos ámbitos de internet. Así, por ejemplo, con la compra de ITA Software, especializada en el desarrollo de tecnologías para el acceso a la información de los viajes aéreos, la empresa de Eric Schmidt busca ampliar el tráfico online relacionado con las búsquedas de información de viajes y actividades turísticas (una de las áreas más demandadas por los usuarios). Pero, al mismo tiempo, Google ha adquirido compañías relacionadas con la música como Simplify Media y Global IP Solutions; start-ups que desarrollan aplicaciones para la difusión de vídeos en internet como Episodic; empresas del ámbito de la publicidad online como Teracent e Invite Media; firmas del área de la publicidad móvil como AdMob; y grupos del segmento de búsquedas en internet como Aardvark, PlinkArt y Metaweb.

De igual forma, Google ha querido ganar fuerza en el mundo de las redes sociales, donde compite, hasta ahora con poca suerte, con el todopoderoso Facebook (proyectos en este ámbito como Orkut o Buzz no han proporcionado al buscador los resultados que esperaba). Las dos últimas adquisiciones realizadas por el gigante de internet han sido Slide.com, un proveedor de juegos y otras aplicaciones para redes sociales, por la que podría haber pagado 228 millones de dólares, y Jambool (aún no la ha confirmado), una start-up que desarrolla monedas virtuales para facilitar los pagos por la red (ha desarrollado la plataforma denominada Social Gold). En este último caso, diversos blogs financieros apuntan que Google va a pagar entre 70 y 75 millones. En una entrevista con Bloomberg, Schmidt afirmó que su empresa está ampliando su presencia en el área de los servicios sociales, si bien descartó que Google quiera convertirse en un nuevo Facebook.

En este contexto, y quizá ante el avance en los nuevos servicios online, Google ha ampliado sus inversiones en nuevas infraestructuras de tecnologías de la información. De hecho, entre abril y junio, tal y como explicó en la última presentación de resultados, la empresa elevó su capex hasta los 476 millones de dólares; muy por encima de los 239 millones del primer trimestre de 2010 y de los 221 millones del cuarto trimestre de 2009.

Además, el gigante de las búsquedas no descarta seguir haciendo adquisiciones para acceder a nuevas tecnologías. Dinero tiene para ello. Y mucho. Al término del segundo trimestre, Google contaba con 30.100 millones de dólares entre tesorería e inversiones a corto plazo, frente a los 26.500 millones de los que disponía a final de marzo.

Competencia

Ahora bien, ya hay quien advierte que esta estrategia podría ser demasiado ambiciosa. Marketwatch señalaba ayer que si Google mantiene esta política de rápido crecimiento, podría convertirse en objetivo del Gobierno de EE UU para ser investigada por posibles situaciones de dominio de mercado, tal y como sucedió con Microsoft hace una década.

Claro que, a lo mejor Google está obligada a actuar con esta velocidad ante la presión que ejercen competidores como la propia Microsoft y Apple en los distintos ámbitos de negocio; así como para tratar de reducir su dependencia del segmento de las búsquedas y la publicidad online, que aún suponen más del 90% de sus ingresos.