Según Gestha

Las pymes declararon un 10% menos de ingresos en 2008, pese al incremento del PIB ese año

Los trabajadores por cuenta ajena declararon un 4,8% más de ingresos en la Campaña de Renta 2008, a pesar de los efectos incipientes de la crisis y la escalada del desempleo, en tanto que los pequeños empresarios informaron al Fisco de unos ingresos un 10,6% menos, aunque la economía creció el 3,4% en 2008.

Así lo ponen de manifiestos en los Técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha) en la II edición del informe de la lucha contra el fraude fiscal elaborado a partir de la última estadística del IRPF-2008. Según este informe, los trabajadores asalariados y los pensionistas declararon a Hacienda una media de 7.200 euros anuales más que los pequeños y medianos empresarios, cifra que asciende a los 7.600 euros si se compara con los ingresos de los microempresarios.

En concreto, los asalariados y pensionistas declararon el pasado año uno media de 19.288 euros, lo que significa un 59,5% más que las pymes y los profesionales liberales (abogados, ingenieros...). De hecho, estos últimos se reconocieron como 'mileuristas', al declarar unos ingresos medios de 12.089 euros.

Los microempresarios que declaran en módulos, los que facturan menos de 450.000 euros al año, también se situaron en zona 'mileurista', puesto que declararon 11.567 euros, lo un 66% menos que los asalariados y pensionistas.

Los técnicos de Hacienda ya advirtieron de que esta situación "hace saltar las alarmas", ya que "paradójicamente" parece más rentable ser trabajador por cuenta ajena y jubilado antes que notario, médico o microempresario.

Asimismo, recordaron que las declaraciones de Renta de 2008 se presentaron en junio de 2009, en plena recesión económica, por lo que, a su juicio, muchos autónomos optaron por "falsear sus declaraciones" y "ocultar sus beneficios de 2008", con el fin de sortear la falta de liquidez y caída de las ventas en el último año.

"La explicación a este comportamiento tan dispar entre los ingresos declarados por trabajadores y empresarios reside en los altos niveles de fraude fiscal que viene arrastrando España en los últimos años", explicó Gestha en una nota, para recordar que en los últimos 15 años las diferencias entre el dinero declarado por estos colectivos se ha multiplicado por cinco.

En este sentido, alertó de que la Agencia Tributaria "está perdiendo la batalla" contra el fraude fiscal, por lo que propone como alternativa al recorte de salarios públicos y la congelación a las pensiones el endurecimiento de la lucha contra el fraude. ENDURECER LA LUCHA CONTRA EL FRAUDE.

Los técnicos de Hacienda abogan por elaborar estudios plurianuales de economía sumergida desagregados por territorios, sectores e impuestos, y proponen la colaboración efectiva entre administraciones tributarias -estatal, autonómicas y locales-, con la creación de una base de datos tributaria compartida entre ellas.

Del mismo modo, también apuestan por aumentar la responsabilidad de los técnicos del Ministerio de Economía y Hacienda con la creación de un Cuerpo Superior (CSTH) que autorice a los más de 8.000 técnicos a investigar las grandes bolsas de fraude.

"Con esta habilitación y un plan eficaz de prevención del fraude, la Agencia Tributaria podría reducir en diez puntos la bolsa de economía sumergida en España, situándose en niveles de fraude similares a los países de la Unión Europea", aseguró Gestha, que cifró en 38.500 millones de euros anuales la recaudación adicional por impulsar dichas medidas.