Por primera vez en año y medio la plantilla vuelve a crecer

Los bancos españoles inician el fin del ajuste de red y empleo

Las cajas siguen su proceso de reestructuración, con grandes ajustes de empleo y de red. Tras año y medio de reducción de plantilla y oficinas, los bancos comienzan, por el contrario, a estabilizar el número de empleados y sucursales. En algunos casos, como BBVA, Banesto, Sabadell y Bankinter, empiezan a contratar.

Prácticamente todos los bancos españoles esperan sacar provecho de la reestructuración de las cajas de ahorros. Esperan que la cuota de mercado que pierdan estas entidades durante los tres o cuatro años que durarán los ajustes de sus procesos de fusión las arañen ellos. De momento, tanto la experiencia como los últimos datos de crecimiento de créditos y depósitos parecen darles la razón. Sobre todo en el segundo trimestre, cuando varios bancos han experimentado crecimientos en sus carteras de préstamos y de pasivo sin que la coyuntura económica haya mejorado.

Pero hay otro dato que comienza a tomar relevancia y que aleja aún más las estrategias futuras de bancos y cajas. Mientras, que las segundas deben proceder a importantes cierres de oficinas y ajustes de plantilla, los primeros han finalizado el grueso de su reestructuración en España.

Si se comprueban las cifras facilitadas por estas entidades correspondientes al primer semestre se detecta un cambio de tendencia. Se ralentiza el cierre de oficinas en los últimos seis meses. Y lo que llama más la atención, por primera vez en año y medio el número de trabajadores comienza a subir desde diciembre. Así, mientras algunos bancos siguen reduciendo empleo, otros han comenzado a realizar contrataciones. Este es el caso de Banesto, BBVA, Sabadell y Bankinter. En todos estos casos, el ajuste ha finalizado o no ha sido necesario, como sucede en la entidad que preside Pedro Guerrero.

En 2008 la plantilla de los bancos sólo en España ascendía a 115.129 empleados. Las cajas sumaban 134.786 trabajadores. Un año después, tras la recomendación del Banco de España de cerrar oficinas y reducir empleo -aún no se había iniciado las fusiones de las cajas-, la plantilla era de 110.004 empleados en los bancos y en 132.340 en las cajas. Desde entonces los bancos han aminorado sus ajustes o incluso han comenzado a contratar. En el semestre los principales bancos contaban con 88.244 empleados -130.595 si se incluye a La Caixa y Caja Madrid-, 415 trabajadores más que al cierre del pasado ejercicio. Pese a ello, en un año el saldo es negativo en 1.279 empleos.

Sólo 77 cierres de oficinas en seis meses

La Red Santander considera estratégico contar con un notable número de puntos de venta, razón por la sólo ha cerrado cinco sucursales en un año. Cree que la cercanía es fundamental para mantener y captar clientes. Santander emprendió un profundo proceso de cierre de sucursales en el año 2000 coincidiendo con su fusión -es el resultado de la unión de Santander y de Central Hispano-, que duró casi un lustro, pero su presidente, Emilio Botín, ha confesado en varias ocasiones su arrepentimiento por haber perdido tantas sucursales. BBVA, mientras, asegura que el grueso de sus cierres ha finalizado, lo mismo que Banesto. En Popular ocurre igual. Este grupo ha llegado a un acuerdo con Crédit Mutuel para crear un banco en España al 50%, al que traspasará 123 oficinas. De esta forma, adelanta en dos años su reestructuración, explican sus directivos. Sabadell es el único que sigue abriendo oficinas. Además, está inmerso en la absorción de Banco Guipuzcoano. En un año los principales bancos cerraron 305 oficinas, de las que 228 se clausuraron de junio a diciembre. Desde entonces el número de cierres se ha reducido a 77.