Indicadores

EE UU destruye más empleos de los previstos en julio

El Departamento de Trabajo de EE UU valida los temores de que la recuperación económica y la del mercado laboral no están siendo parejas. La economía del país perdió el mes pasado 131.000 empleos y las cifras oficiales muestran que en junio fueron 221.000 las bajas laborales, frente a las 125.000 estimadas en un inicio. La tasa de paro se mantiene en el 9,5%.

En el detalle de las cifras, que son peores de lo que calculaban los economistas, se aprecia que la destrucción de empleo llega desde las administraciones públicas. El Gobierno federal está despidiendo a los empleados temporales que contrató para elaborar el censo -que se hace cada diez años- y los gobiernos locales, que acusan una importante crisis, también han reducido sus nóminas. En total, 202.000 empleados del Estado perdieron sus puestos mientras que el sector privado creó 71.000 puestos de trabajo. En junio, las empresas apenas añadieron 31.000 trabajadores a sus filas.

El sector privado ha creado empleo en los primeros siete meses del año pero la media mensual ha estado por debajo de los 100.000 empleos, una cantidad que no permite reducir la tasa de paro y compensar los más de ocho millones de puestos de trabajo destruidos durante esta crisis. Los analistas apuntan a que las empresas han encontrado la forma de operar con menos empleados, y a la vista de las cifras del PIB se percibe que ha habido un refuerzo en la inversión en maquinaria y tecnología por lo que durante un tiempo podrán mantener altos niveles de productividad sin necesidad de volver a contratar en un momento en el que aún se duda que la demanda pueda repuntar.

Julio muestra dos sectores que tradicionalmente han contribuido a crear empleo, educación y sanidad, siguen siendo los mejores para buscar un puesto de trabajo y a ellos se suma la industria cuya plantilla se incrementó en 36.000 personas, mucho más de lo que estimaban los mercados. La automoción, uno de los sectores más perjudicados por la crisis y en el que más intervención ha habido por parte de Washington, muestra músculo de nuevo ya que es el responsable de 21.000 de estos nuevos puestos.

La tasa de subempleo, la que añade a los parados aquellos que tienen empleos a tiempo parcial pese a optar a tiempo completo queda en el 16,5%.

La mejor noticia del informe de Trabajo llega del cómputo de horas trabajadas que se ha elevado a 34,2 frente a las 34,1 del mes pasado. Eso significa más salario por horas extraordinarias y posiblemente abra la puerta a la necesidad de ampliar plantillas.

La peor noticia es que el 45% de los parados, cerca de 6,6 millones de personas, han estado sin trabajo más de seis meses, y se consideran parados de larga duración que tienen más dificultad para ser contratados.