Petróleo

El crudo de Texas sube el 3,02% y cierra a 81,34 dólares el barril

El barril de crudo de Texas se encareció hoy un 3,02% y finalizó en Nueva York a 81,34 dólares, el precio más elevado desde comienzos de mayo, en paralelo a la fuerte tendencia alcista que predominaba en el mercado bursátil.

Al finalizar la sesión en la Bolsa Mercantil de Nueva York (Nyse), los contratos de Petróleo Intermedio de Texas (WTI) para entrega en septiembre añadieron 2,39 dólares al nivel de cierre del viernes y finalizaron en el nivel más alto desde el pasado 4 de mayo, cuando concluyeron aquella jornada a 82,74 dólares.

Durante el mes de julio, el barril de crudo de Texas se encareció 3,32 dólares o un 4,38%.

Los contratos de gasolina para entrega en septiembre añadieron 4 centavos al precio del viernes y finalizaron a 2,16 dólares el galón (3,78 litros), en tanto que el gasóleo para ese mes añadió 6 centavos y cerró a 2,15 dólares/galón.

El gas natural para septiembre se abarató en cambio 22 centavos y concluyó la sesión a 4,70 dólares por cada mil pies cúbicos.

El precio del crudo mostró una firme tendencia alcista en esta primera sesión de la semana y de agosto, al unísono con lo que ocurría en la Bolsa de Nueva York y en otras plazas europeas.

El ánimo inversor se vio hoy sustentado por datos que reflejaron que la actividad en el sector manufacturero en Estados Unidos avanzó en julio, a un ritmo algo menor que en el mes previo pero por encima de lo que esperaban los economistas.

Además, se constató que aumentaron un 0,1% los gastos en construcción en junio, frente a un descenso que se preveía.

El encarecimiento del petróleo coincidió, además, con un retroceso del dólar ante el euro y otras divisas, lo que tiende a animar las compras de petróleo y de otras materias primas que se negocian en dólares.

Por un euro se pagaban este lunes 1,3173 dólares a falta de media hora para el cierre bursátil, frente a 1,3033 dólares que se lograban el viernes.

El precio del crudo ha seguido una tendencia similar a la del mercado bursátil neoyorquino durante numerosas sesiones y ha variado en función de una mayor o menor confianza en una sólida recuperación económica en Estados Unidos y en otras regiones, por el efecto que eso puede tener en el nivel de demanda de petróleo y de combustibles.