Reformas laborales

Corbacho propone quitar el paro a los que rechacen un empleo

El ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, sugirió ayer que los parados que no acepten ofertas de trabajo no deberían continuar manteniendo el derecho a recibir la prestación por desempleo.

En una entrevista con TV3, Corbacho afirmó que hay que hacer que los servicios públicos trabajen más directamente con los desempleados, para que estén el menor tiempo posible en el paro. Pero señaló que, a la vez, si hay algún parado al que no le interesan las ofertas, ni la formación, ni le hacer un itinerario para la ocupación, "si no le interesa nada de lo que le ofrece la administración, a partir de ese momento no puede continuar manteniendo el derecho a la prestación por desempleo".

Corbacho reconoció que, en plena crisis, no es el mejor momento para abordar este tema pero que "ha de ser reformado" porque en el futuro España no puede tener tasas de paro tan elevadas y diferenciadas del resto de la UE. El ministro cree que la salida de esta situación será "lenta" y que se necesitarán "tres, cuatro, o cinco años para volver a la situación de antes de la crisis". Uno de los elementos que, aseguró, ayudarán a mejorar la situación, es la reforma laboral, que definió como una de las más profundas hechas en España en los últimos 20 años y que "permite llevar al seno de la empresa lo que la economía y los empresarios necesitan".