Diez años sin recibir ayudas del Estado

Portugal no tiene "urgencia" en privatizar la aerolínea TAP

El Gobierno portugués no considera "urgente" privatizar la aerolínea nacional TAP, que lleva diez años sin recibir ayudas del Estado, aunque sí quiere "recapitalizar" la empresa y encontrar nuevos inversores.

El ministro portugués de Obras Públicas, Transportes y Comunicaciones, Antonio Mendonça, destacó hoy la estabilidad y la "capacidad notable de recuperación" de la compañía, que registró pérdidas de 285 millones de euros en 2008 pero se reequilibró prácticamente el año pasado.

El ministro hizo declaraciones a los periodistas para matizar una nota del Gobierno socialista luso sobre la privatización de TAP enviada a la oposición que señalaba las dificultades insuperables a las que podría enfrentarse TAP en caso de otra crisis económica o del precio del petróleo.

Según aclaró hoy Mendonça, TAP está al nivel medio de las compañías internacionales de aviación y afrontaría las dificultades propias del sector si se viera afectada por una caída del tráfico un aumento del precio de los combustibles.

El ministro reconoció la necesidad de buscar alternativas para reforzar los recursos financieros de la aerolínea lusa de bandera pero sin que sea necesaria "una privatización inmediata".

Este año TAP registra además un crecimiento de sus operaciones en América, que asciende al 30 por ciento en Brasil, y en África, donde ha mejorado un 3%, resaltó.

"Estamos en fase de estudio en el análisis de las opciones que tiene TAP", explicó Mendonça, que no quiso adelantar si ha habido algún contacto con posibles inversores.

La aerolínea que dirige el brasileño Fernando Pinto opera desde hace 64 años y vuela a una treintena de países de África, Europa y América gracias a una flota de 71 aviones y más de cinco mil empleados.