Aprueban todos los bancos

Santander y BBVA, sobresaliente en los test de estrés

Los dos grandes bancos españoles, Santander y BBVA, mantendrían en un escenario de grave deterioro económico ratios de capital -Tier 1- del 10% y del 9,3%, respectivamente. Esta variable contempla la evolucion a diciembre de 2011. Por otra parte, cuatro uniones de cajas, además de CajaSur (que fue adjudicada a BBK después de ser realizados los test), suspenden las pruebas de resistencia.

Todos los bancos comerciales españoles superan las pruebas de resistencia. En el peor de los escenarios posibles -que comportaría que la economía española acumulara un descenso del 2,6% del PIB en 2010 y 2011 (del 1,4% en 2010 y del 1,2% en 2011), un aumento del paro hasta el 21,6% y una caída de los tipos de interés-, el deterioro del balance oscila desde el 5,1% de sus activos en el caso del Santander hasta el 9,8% del Banco Pastor.

Todas estas entidades mantendrían una ratio de capital básico -Tier 1- superior al mínimo exigido por las autoridades financieras europeas (6%). Esta horquilla va del 19% de Banca March al 6% del Banco Pastor.

Detrás de Santander y BBVA, se colocan Banco Sabadell con un 7,2% de Tier 1, en el escenario más complicado; seguido de Popular (7,0%), Bankinter (6,8%), Guipuzcoano (6,1%) y Pastor (6,0%). Por su parte, Banca March mantendría una ratio de capital de 19%.

Así, en el escenario más adverso, los activos que podrían resultar incobrables sumarían un total de 100.568 millones de euros, en el particular de los bancos. En conjunto, sumando las cajas, este monto alcanzaría los 207.000 millones de euros (76.000 millones procedentes de la actividad inmobiliaria).

Botín subraya el éxito del modelo de Santander

El presidente de Banco Santander, Emilio Botín, ha señalado que "el resultado de las pruebas de resistencia reafirma el éxito del modelo Santander. Somos un banco retail con una fuerte diversificación geográfica, de negocios y clientes. Estamos presentes en una decena de países con cuotas de mercado de más del 10%, lo que nos permite ser muy eficientes".

González destaca la fortaleza del BBVA, pese a no haber ampliado capital

Francisco González, presidente del BBVA, ha destacado que las pruebas de resistencia confirman la fortaleza financiera del grupo, "que pese a no haber realizado ninguna ampliación de capital desde el inicio de la crisis, se encuentra entre los bancos más sólidos y solventes de Europa".

Según González, estos datos confirman la capacidad del BBVA para afrontar escenarios macroeconómicos adversos manteniendo sus niveles de solvencia. Además, agregó que el BBVA es una de las entidades más solventes del sector bancario europeo.

Pastor destaca que no necesitaría capital ni en el peor escenario

El presidente del Banco Pastor, José María Arias, ha destacado hoy la solvencia de su entidad, tras conocer los resultados de las pruebas de solvencia, y ha asegurado que incluso en el supuesto "improbable" del "peor de los escenarios, su banco no necesitaría capital. Arias indicó, a través de un comunicado, que en la entidad estaban convencidos de que "la política de prudencia y de anticipación" les preparaba para superar la crisis y los test de estrés, "incluso en el peor de los escenarios".

Para el presidente del Pastor, los supuestos macroeconómicos son "improbables, especialmente el llamado adverso, por la magnitud del cataclismo económico que contemplan". Según el responsable del Banco Pastor, esta entidad ha realizado desde el inicio de la crisis situaciones base de estrés para determinar la estrategia "en términos de solvencia, liquidez y competitividad".

"Hoy se ha visto que Banco Pastor no tiene necesidades de capital, de FROB o de fusiones y que cuenta con la solidez necesaria para superar lo que queda de crisis", afirmó Jorge Gost, consejero delegado de Banco Pastor.

Bankinter: los resultados de las puebas son "muy satisfactorios"

Bankinter considera "muy satisfactorios" los resultados obtenidos en los test de estrés, "de los que se concluye que el banco es una de las instituciones con menor impacto relativo en la solvencia". La entidad considera "especialmente meritorios" sus resultados teniendo en cuenta que el ejercicio, al realizarse con unas variables homogéneas y homologables para todos los bancos europeos, aplica un mayor 'stress' a Bankinter que al resto de entidades comparables.

El banco considera positivo el test de stress, al considerar que constituye "un ejercicio de transparencia que debería ayudar a recuperar la confianza del mercado, y porque permite inferir de sus resultados la fortaleza y la solvencia del banco aún en los escenarios más adversos".

Banca March achaca el buen resultado a la prudencia

Banca March, que ha obtenido la mayor ratio de solvencia de las 91 entidades europeas analizadas en el test de estrés, ha achacado su "excelente" resultado a su prudencia en la gestión del riesgo y al reforzamiento de los fondos propios, según un comunicado emitido hoy por la entidad financiera balear.

Los "excelentes registros" obtenidos por Banca March son consecuencia, según detalla la nota de la entidad, "tanto de la elevada base de capital y su cualificación (todo Tier 1), como de la calidad de los activos del balance".

En este sentido, subraya que la agregación de los saldos morosos y los activos adjudicados se sitúa entre las más bajas del sector y que, en concreto, la ratio de mora a junio de 2010 era del 3,5%, con un nivel de cobertura del 88,6% y contando con una cartera de activos inmobiliarios adjudicados y/o comprados de sólo 97 millones de euros.

"Estos resultados son un fiel reflejo de la estrategia del Grupo Banca March asentada en la prudencia en la gestión de los riesgos y el reforzamiento permanente de los fondos propios, lo que ha permitido alcanzar este excelente nivel de solvencia", insiste la entidad.

Banca March recuerda que el examen de solvencia, realizado a petición del Ecofin, se ha llevado a cabo utilizando dos escenarios macroeconómicos (benchmark y adverso) para los años 2010 y 2011. Ambos escenarios, según destaca la entidad, incluyen un conjunto de indicadores económicos distintos para cada país (evolución del PIB, tasa de desempleo e inflación), así como la potencial repercusión de condiciones adversas en los mercados financieros y de una evolución negativa de los tipos de interés.

El objetivo era evaluar el impacto ligado al deterioro de las carteras de deuda pública que mantienen las entidades.