"España no ha salido del bosque"

Las pruebas de esfuerzo reflejarán que bancos y cajas españoles necesitan recapitalizarse, según UBS

Las pruebas de esfuerzo al sistema financiero español pondrán de manifiesto la necesidad de recapitalizar bancos y cajas de ahorros, según un informe de UBS, que incide en la exposición de las entidades al sector del ladrillo hasta el 40% del PIB.

UBS ve "espacio para la decepción en el mercado de renta fija a raíz de prácticamente cualquiera de los escenarios" que se materialice con la publicación de las pruebas de esfuerzo, tanto si la banca necesita un escaso nivel de capitalización como si requiere de una importante inyección.

Concretamente, considera que si los test de estrés ponen de manifiesto que bancos y cajas de ahorros necesitan entre 15.000 y 20.000 millones de euros para recapitalizarse, el mercado podría ver las cifras demasiado escasas, lo que haría perder credibilidad al proceso.

Por el contrario, si las necesidades de recapitalización son elevadas, de entre 50.000 y 60.000 millones de euros, podrían despertar la inquietud de los inversores respecto a la capacidad del Estado español de financiar una parte sustancial de la inyección.

El banco suizo pronostica que, aunque en las últimas semanas las informaciones sobre España son positivas en distintos frentes, como las emisiones del Tesoro, la reestructuración del sector financiero y las estadísticas macroeconómicas, "España no ha salido del bosque" y su situación sigue siendo de incertidumbre.

UBS aventura que las entidades españolas sortearán el peor escenario, pero que serán incapaces de proveer crédito de forma extensa, y que el crecimiento de los préstamos será inferior al del crecimiento europeo medio.

Además, indica que uno de los principales retos a los que se enfrenta la banca es reducir su dependencia de la financiación externa, tal y como refleja la guerra de depósitos y su recurso a los préstamos del Banco Central Europeo (BCE).

Con este argumentario, UBS mantiene su recomendación de infraponderar las acciones tanto de Santander, como de BBVA, Sabadell y Popular. Al contrario, ve valor en Telefónica, Repsol, Técnicas Reunidas y Enagás.

Sobre el éxito de las últimas emisiones del Tesoro español, el banco suizo indica que hay evidencias de que los bancos españoles han sido activos en la compra de deuda soberana.