Alianza de las operadoras regionales

El cable hace frente común para disputar las licencias de móvil

Las operadoras de cable no están dispuestas a quedarse sin un trozo del mayor reparto de frecuencias de móvil que se ha realizado en la historia de España. Pero había un problema: la mayoría del espectro, sobre todo el de mayor calidad, sólo podrá quedar en manos de empresas de ámbito nacional. Así que Ono, la asturiana Telecable, la vasca Euskaltel y la gallega R han llegado a un acuerdo para unirse y pujar juntas por espacio radioeléctrico en todas las bandas en que se va a licitar, 800 MHz, 900 MHz, 2,1 GHz y 2,6 GHz.

Las conversaciones vienen de lejos, alentadas sobre todo por R, aunque los problemas económicos de Ono habían retrasado el entendimiento. Pero la renegociación de la deuda de esta compañía y su convencimiento de que sin móvil propio no será posible competir han cambiado la situación y han hecho factible el acuerdo.

La alianza de las cuatro operadoras regionales de cable les da una cobertura casi nacional, sobre todo después de que Telecable anunciara su entrada en Extremadura. Sin embargo, lo más importante es que dispara su capacidad financiera para pujar por las frecuencias o comprometerse a fuertes inversiones, de forma que el bloque de las cableras se convertirá en un quinto rival en la lucha de Telefónica, Vodafone, Orange y Yoigo por el espectro.

En el planteamiento inicial del Ministerio de Industria estaba previsto reservarle al cable sólo las frecuencias de las bandas más altas. Pero en la consulta pública lanzada hace un mes, el ministerio dejó claro que todas las bandas estaban abiertas al cable.

Puja en 2011

La licitación de espectro se realizará en 2011, pero las condiciones se pondrán después del verano. La consulta pública de Industria terminó el jueves, así que el ministerio ya tiene la opinión de todos los operadores para tomar una decisión en septiembre u octubre.