Sobre seguridad de reactores

Tokio y París acuerdan promover la cooperación en energía nuclear

El primer ministro de Francia, François Fillon, y el jefe de Gobierno de Japón, Naoto Kan, acordaron hoy promover la cooperación en tecnología para la energía nuclear, especialmente en lo relativo a la seguridad de los reactores.

Fillon, que llegó ayer jueves a Tokio para una visita oficial de dos días, abordó con Kan cuestiones bilaterales, además de tratar sobre la situación económica global y los retos para los países industrializados, informó la agencia local Kyodo.

"Coincidimos en que es importante que la industria de la energía nuclear busque una seguridad extrema, de alto nivel", dijo el primer ministro francés durante una rueda de prensa tras el encuentro. Fillon y Kan subrayaron que sus respectivos países podrían unir frentes ante las tecnologías de energía nuclear de bajo coste para hacer hincapié en la importancia de desarrollar reactores nucleares seguros.

Por otra parte, durante su encuentro, el primer ministro galo instó a Kan a hacer todos los esfuerzos posibles para que Japón elimine las barreras no arancelarias que afectan a las importaciones europeas y subrayó que ello sería necesario para la eventual firma de un Tratado de Libre Comercio (TLC) con la Unión Europea (UE).

Japón ha expresado a la UE en varias ocasiones su interés por iniciar las negociaciones para un TLC, aunque el bloque europeo lo considera prematuro. Antes de su reunión con el primer ministro japonés, Fillon participó en una conferencia en Tokio en la que subrayó la fortaleza de la moneda única europea pese a la crisis en la zona del euro.

"Es cierto que estamos afrontando una seria crisis sin precedentes. Pero no va a llegar al punto de suponer una amenaza para la existencia del euro", afirmó. También consideró que los países europeos han sido capaces de responder con rapidez a la crisis de deuda y que están superando la presión de los mercados financieros.

El primer ministro francés insistió en que el nivel del euro, que en las últimas semanas ha caído con fuerza frente al yen, se ha reflejado en la economía europea, al tiempo que aseguró que la credibilidad de la moneda única no se ha visto afectada.