Reclama el usufructo del 51% en El Enebro

Un juez admite la cautelar pedida por Álvarez para recuperar Vega Sicilia

La pugna familiar en Eulen gana tensión. Un juzgado ha admitido la medida cautelar solicitada por David Álvarez, fundador del grupo, para que se anote de manera preventiva en el registro mercantil la demanda de impugnación de los acuerdos de la última junta de El Enebro, sociedad patrimonial del grupo y propietaria de Vega Sicilia. En la junta, cinco de los siete hijos desalojaron a su padre del consejo. Álvarez reclama que tiene el 51% del usufructo en El Enebro.

Un juez admite la cautelar pedida por Álvarez para recuperar Vega Sicilia
Un juez admite la cautelar pedida por Álvarez para recuperar Vega Sicilia

Los embates judiciales entre David Álvarez, fundador de Eulen, el principal grupo español de servicios a la empresa, y cinco de sus siete hijos caminan en paralelo a los tímidos intentos de acercamiento para zanjar el conflicto familiar. La pugna, al parecer, se ha acelerado estos últimos días y se centra ahora en El Enebro, la sociedad patrimonial del grupo.

Un juzgado madrileño ha estimado que se ajusta a derecho la petición de David Álvarez para que, cautelarmente, la demanda de impugnación de los acuerdos sociales adoptados en la junta de accionistas del pasado 18 de enero se anote preventivamente en el registro mercantil.

Esta medida, según las fuentes jurídicas consultadas, pretende dar publicidad oficial a terceros de la existencia de un conflicto legal que afectaría a contratos, acuerdos u otro tipo de operaciones de trascendencia y que podrían ser declarados nulos una vez resuelto el litigio. Ampliaciones de capital, compra de sociedades, pactos con otros socios u otro tipo de actos, estarían cuestionados hasta que el juez no haga pública una resolución sobre los acuerdos sociales.

Las disputas familiares por el control del grupo duran ya siete meses

La raíz del conflicto en El Enebro arranca en la citada junta. Juan Carlos, Pablo, Emilio, Marta y Elvira Álvarez Mezquiriz, cinco de los descendientes de David Álvarez, desalojaron de su máximo órgano de gobierno a su padre y a sus otros dos hermanos, Jesús David y María José. Esta sociedad es titular de los activos inmobiliarios de Eulen, del 6% de su capital y de Bodegas Vega Sicilia y Valle de Esla, entre otras compañías.

Esta decisión provocó que el fundador de Eulen, que a su vez es propietario del 51% del grupo, acudiera a los tribunales. David Álvarez planteó judicialmente que, aunque él y su esposa compartían bienes gananciales y a la muerte de ésta el 50% de El Enebro se repartió entre sus siete hijos, él se había reservado el usufructo y los derechos políticos sobre el 51%. Este compromiso fue rubricado en un protocolo familiar renovado en 2006. Considera, por tanto, que no puede ser apartado de la gestión.

La adopción de la medida cautelar preventiva va en una pieza separada sobre el fondo del asunto y relativo a la impugnación de los acuerdos sociales. Todavía no se ha señalado fecha para la vista.

Acuerdo con Rothschild

A la espera de una resolución amistosa entre las partes, el devenir de El Enebro no está, en principio, cuestionado, pero sí marcado por el apunte registral. Recientemente, se presentó Bodegas Benjamín de Rothschild & Vega Sicilia, la alianza sellada hace siete años por la familia Rothschild y la bodega propiedad de El Enebro, para elaborar vinos de Rioja. Portavoces del grupo francés aseguraron que las discrepancias en la familia Álvarez no afectan a sus acuerdos. Sin embargo, esta sociedad conjunta inscribió una ampliación de capital de 100.000 euros el 21 de enero, tres días después de la celebración de la junta cuestionada.

Las cifras

21,72 millones de euros ingresó la Bodega Vega Sicilia en el ejercicio 2008, el último con cuentas publicadas.

6,9 millones de euros es el beneficio de la bodega durante el citado año. Reconoce que, a pesar de la crisis, no pudo responder a toda la demanda recibida.