En proporción con otros países

España se sitúa por primera vez en la media de la OCDE en gasto sanitario

España se ha situado por primera vez en la historia en la media de los países de la OCDE en gasto sanitario en proporción con el Producto Interior Bruto (PIB), al pasar de un 8,4% el 2007 al 9% el año siguiente.

El catedrático de Economía de la Universidad Pompeu Fabra, Guillem López Casasnovas, ha explicado hoy a Efe esta circunstancia "histórica", que constata que el gasto sanitario ha crecido prácticamente el doble que la renta per cápita de media entre los años 2000-2008.

Según el informe de Eco-Sanidad de la OCDE de junio de este año, la degradación de la coyuntura económica, combinada con el alza de los costes de la sanidad, ha comportado un incremento pronunciado de los gastos de salud en proporción al PIB en la media de los países de esta organización.

En la misma situación que España se encuentra Irlanda, que ha aumentado del 7,5% de los gastos en 2007 al 8,7% el 2008.

La previsión de la OCDE, se indica en el citado informe, es que el incremento de los costes en sanidad continuará en los próximos años dado el progreso tecnológico, con más aparatos de escáneres, por ejemplo, más población a la que atender y el envejecimiento de la misma.

Tras intervenir hoy en un curso sobre la sostenibilidad del sistema sanitario, organizado por el Centro Ernest Lluch de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo en Barcelona, López Casasnovas ha considerado que la situación económica de la sanidad española "es difícil".

Por ello, opina que el Gobierno español y las comunidades deben plantearse si actúan recortando el gasto sanitario por la oferta de servicios, como sucede en Gran Bretaña, o por la demanda, como los modelos de Francia y Alemania.

El modelo británico, en el que una agencia con expertos estudia qué servicios o medicamentos ofrece a la población en función de las previsiones de gastos y otros factores, se contrapone a los de Francia y Alemana que actúan sobre la demanda de servicios, imponiendo el copago en algunos de ellos, como la homeopatía.

Guillem López Casasnovas también ha alertado sobre el hecho de que España tiene 5.000 medicamentos en su vademécum (libro de consulta), mientras que en Dinamarca sólo se utilizan 475, en un ejemplo de medidas que se pueden abordar para recortar el gasto sanitario.

Sin embargo, proponer el copago en España tiene más dificultades que en otros países centroeuropeos, donde la atención sanitaria es abonada por los ciudadanos en un primer momento y, posteriormente, es el sistema de salud público quien resarce en determinados porcentajes ese gasto, ha añadido.

La 'barra libre' en salud que existe en España es difícil de restringir, porque este hecho genera protestas ciudadanas, ha considerado este experto.