Datos publicados por el INE

La destrucción de empresas repunta ante el deterioro de expectativas

En España se disuelve una sociedad por cada cinco que se crean

Una de cal y otra de arena en el ciclo de vida empresarial. Según los datos publicados ayer por el INE, en el mes de mayo se disolvieron 1.427 sociedades mercantiles, lo que supone un 33% más que un año antes. La defunción empresarial sufre así una fuerte aceleración respecto al mes anterior (15,4%). En términos acumulados hasta mayo, la destrucción aumenta un 10,5%, pero el repunte de ese mes coincide con el deterioro de las expectativas motivado por la crisis de los mercados de deuda.

Ello ha podido llevar a muchos empresarios a no aguantar más el tirón, pero, con la vista puesta en el largo plazo, también se ha producido una consolidación en la creación de nuevas firmas. Así, en mayo se crearon 7.711 sociedades mercantiles (es decir, 5,4 veces las destruidas), con un avance interanual del 14%. Es el segundo mes de fuertes crecimientos (14,6%, en abril), después de los mínimos aumentos de los dos anteriores, y el sombrío panorama negativo que se prolongó antes durante más de un año. Los datos reflejan, con todo, un descenso del 26,6% en el capital medio suscrito.

El INE publicó también la Estadística de Efectos de Comercio Impagados, con una caída del 26,2% en mayo, mientras que su importe se redujo a la mitad (50,5%), para sumar 615 millones de euros. Así, durante ese mes resultaron impagadas un 4% de las deudas del tráfico comercial. Además, se comprueba que el importe medio de los efectos impagados (1.673 euros) es sensiblemente inferior al de los vencidos (2.009).

Diferencial de IPC positivo

Por otra parte, la agencia estadística europea Eurostat publicó ayer el índice de precios de consumo armonizado de la zona euro, que se situó en junio en el 1,4%, dos décimas menos que en el mes anterior. La inflación en términos armonizados alcanzó en España el 1,5%, con lo que se consolida el diferencial desfavorable respecto al grupo del euro. Durante el grueso del año pasado, la caída del precio del petróleo llevó a un paréntesis en el que los precios subían más en España, que ahora queda atrás.