Según un informe de BBVA

El parque automovilístico español está cercano a la saturación

El parque español de turismos por habitante en España se encuentra "próximo a su nivel de saturación", según un informe realizado por el Servicio de Estudios del grupo BBVA, que resalta que la velocidad de convergencia hacia este punto de convergencia "es elevada".

Este informe, al que tuvo acceso Europa Press, señala que la evolución demográfica prevista para la próxima década "no favorecerá" el incremento de la demanda de automóviles, por lo que señaló que, para evitar el deterioro del negocio a medio y largo plazo, el sector del automóvil cuenta con dos posibilidades.

La primera de ellas es aumentar la competitividad respecto a otros países, mediante el incremento de sus volúmenes de exportación hacia economías que posean un amplio potencial de crecimiento y que se encuentren alejadas, todavía, de su punto de saturación.

Asimismo, este informe pone de manifiesto que el sector de automoción también puede estimular la tasa de sustitución de vehículos, a pesar de que España cuenta con un parque de turismos menos envejecido que el promedio de la Unión Europea. No obstante, indica que para lograr este objetivo tendría que situarse en tasas de reemplazo similares a las de Reino Unido.

Este análisis recalca la dificultad de modificar las preferencias de demanda de los consumidores, por lo que recomienda el desarrollo de avances tecnológicos que permitieran reducir el coste de uso de los turismos, mediante la mejora de su eficiencia energética.

Deterioro de la demanda

Por otro lado, el informe del Servicio de Estudios del BBVA pone de manifiesto que, tras "un rotundo éxito" experimentado en el tercer y cuarto trimestres del pasado ejercicio gracias al Plan 2000E, la demanda de vehículos en España se ha debilitado "paulatinamente".

Este texto indica que el canal de particulares ha sido el principal responsable de la pérdida de dinamismo de las matriculaciones durante lo que va de año, a pesar del efecto positivo derivado de la renovación de flotas por parte de las compañías alquiladoras y el aumento de la inversión en coches de las empresas.

Sin embargo, este análisis apunta que la ralentización del crecimiento de la demanda de turismos durante el primer semestre de 2010 "no ha provocado una disminución del precio de los mismos", sino que desde septiembre de 2009 éste no ha bajado.

Plan Moto-E

Por otra parte, el documento elaborado por el Servicio de Estudios de BBVA resalta el poco efecto que está teniendo el Plan Moto-E sobre las ventas de motocicletas, debido, principalmente, a la imposibilidad de beneficiarse de las ayudas para comprar una moto de mayor cilindrada y las pocas comunidades autónomas que se han adherido a este programa.

El estudio apunta que este plan de incentivo a la compra de motocicletas y ciclomotores, a cambio de achatarrar otra antigua, ha tenido poco seguimiento por parte de las comunidades autónomas y afirmó que el hecho de que los precios "no se hayan ajustado a la baja" ante la caída de la demanda "también puede haber contribuido a intensificar el deterioro del sector".