Tercer intento de renovación

EADS y Boeing recortan sus precios en la puja por los tanqueros de EE UU

EADS y Boeing han recortado de forma significativo los precios de sus ofertas en la puja por los aviones cisterna de la Fuerza Aérea de EE UU respecto a las propuestas que presentaron en la anterior licitación. Y es que las condiciones fijadas por el Pentágono en su tercer intento por renovar la flota de tanqueros estadounidense convierten el precio en el factor determinante para adjudicarse un contrato valorado en unos 35.000 millones de dólares (27.825 millones de euros).

Así, según publicaba ayer la edición alemana del diario Financial Times, EADS ha reducido al menos un 10% el coste de su oferta respecto a la ronda de hace dos años, en la que participó junto al grupo estadounidense Northrop Grumman. En aquella ocasión, la propuesta de los dos socios resultó ganadora pero, posteriormente, tras el recurso de Boeing, el proceso fue anulado al detectar errores en la valoración de las ofertas.

Asimismo, el consorcio aeroespacial europeo confía en ser más competitivo al contar con un ritmo de producción mensual de aviones más alto que el de su competidor y al trabajar en Alabama, estado donde los costes por trabajador son más bajos, según sus estimaciones. El modelo KC-45 que ha ofertado al Pentágono tiene como base el avión comercial A-330 que fabrica su filial Airbus. EADS se ha comprometido a fabricar en EE UU en la versión de carga de esta aeronave si gana el concurso.

Por su parte, Boeing ha optado por un nuevo sistema de producción en línea para su tanquero (fabricado a partir de su modelo comercial 767) que le permite lograr unos ahorros de entre el 15% y el 20%. Además, cuenta con la ventaja de que su avión es más pequeño que el de su rival y consume hasta un 24% menos de combustible, con la consiguiente reducción de costes.

La tercera oferta en discordia, defendida por la ucraniana Antonov y su socio US Aerospace, también ha resultado ser muy agresiva en materia económica. Según un comunicado de las empresas, su propuesta ronda los 29.550 millones de dólares (23.475 millones de euros), con un coste estimado por avión (el AN-112-KC) de 150 millones de dólares (119 millones de euros).