Prevé llegar al millón de hogares en 2011

Telefónica cambia su estrategia en fibra con rebaja de precios y más cobertura

La red de fibra y los servicios a los que se accede gracias a ella dejarán de ser un producto selecto y caro sólo para unos pocos. Telefónica ha dado un giro a su estrategia, con una fuerte rebaja de precios, velocidades de 100 megas y una cobertura que pretende alcanzar el millón de hogares en 2011.

Telefónica
Telefónica

El despliegue de una red de fibra óptica es la inversión más elevada a la que se enfrentan las operadoras de telecomunicaciones de todo el mundo en estos momentos. Son miles de millones de euros los necesarios para llegar a un pequeño porcentaje de los hogares posibles, ya que esta infraestructura requiere acceder directamente a la casa del abonado con una infraestructura cara y, además, cablear el interior de la vivienda.

Hasta ahora, Telefónica había optado por un despliegue lento, acoplado al ritmo de sus competidores y casi a los precios que le cuesta a ella llevar la red. El resultado eran unos servicios bastante parecidos a los del ADSL o al VDSL, pero mucho más caros, a los que sólo pueden acceder 300.000 hogares en estos momentos.

Esta situación va a cambiar. Sin sacar la chequera ni disparar sus inversiones -la operadora no ha revelado sus previsiones financieras-, Telefónica ha cambiado su estrategia en red de fibra en los cuatro frentes principales, según anunció ayer la compañía.

La operadora lanzará 50 megas en agosto y 100 megas en octubre

TELEFÓNICA 2,96 -0,54%

El primero es el de la velocidad. Hasta ahora, la operadora daba 10 y 30 megas con su red de fibra, una navegación que se puede conseguir perfectamente con otras tecnologías y que otras operadoras también tienen en el mercado. A partir de ahora, la guerra será distinta. Telefónica lanzará en agosto las primeras ofertas de 50 megas y en octubre llegarán los 100 megas, algo que sus rivales de ADSL -Vodafone, Orange y Jazztel- no están en condiciones de replicar.

A ello se unen los precios. El paquete de Telefónica de fibra con voz, 30 megas y televisión digital superaba los 100 euros al mes. Con la nueva propuesta, ya no será necesario contratar los tres servicios juntos y que sean los más caros para tener fibra. Por 55 euros al mes (impuestos al margen), los clientes podrán disponer de llamadas, cuota de la línea y 50 megas de banda ancha, con cinco de subida, un precio idéntico a lo que cuesta ahora un ADSL de seis megas. Si se quiere unir la televisión, habrá ofertas desde 65 euros al mes. Los 100 megas, con 10 de subida, costarán 10 euros más. El objetivo es que nadie que esté en zona de cobertura deje de contratar la fibra por el precio.

Por el momento, serán pocos los que puedan disfrutar de la nueva propuesta. La red de fibra de Telefónica llega actualmente a 300.000 hogares, cuando en España hay 16 millones. La meta es ir ampliándola de forma paulatina hasta superar el millón de viviendas el año que viene y llegar al 50% de las casas en el plazo de tres a cinco años.

La última baza es la de los servicios. Poco a poco, Telefónica está incorporando más canales de alta definición a su oferta audiovisual para hacerla más atractiva. De la misma forma, incluirá un descodificador avanzado con disco duro en su propuesta de paquete con televisión.

Esta vez, además, la operadora ha hecho un guiño para captar a los usuarios más activos en redes sociales. Las velocidades de bajada de la fibra serán elevadas, pero en comparación lo son más las de subida, lo que permite a los adictos a estos servicios enviar archivos pesados a la red en mucho menos tiempo.

Victoria moral frente a la red de Ono

Telefónica ha logrado una importante victoria frente a Ono en la guerra por la fibra óptica. Desde hace unos meses, la operadora de cable inició una campaña publicitaria en la que da a entender que su red es de fibra óptica y que llega directamente a los hogares. Telefónica denunció estos anuncios ante Autocontrol, la asociación encargada de gestionar el sistema de autorregulación publicitario español, y ha ganado.

Autocontrol ha determinado que Ono no dispone de una red de fibra óptica que llegue hasta los hogares, sino que se queda en el nodo, como la de otras operadoras, y desde allí llega a la vivienda con cable coaxial. Por eso, el organismo sentencia que se trata de publicidad ilícita y que debe rectificarla.