Aumento de los retrasos y cancelaciones

Las aerolíneas denuncian el caos en la operación salida de vacaciones

Las dos primeras semanas de la operación salida de vacaciones de verano han transcurrido en medio de una situación de caos aeroportuario, denuncian las patronales de las aerolíneas. Su diagnóstico coincide con un informa de Eurocontrol que advierte de la multiplicación de los retrasos y las cancelaciones en el espacio aéreo nacional.

Pasajeros en la Terminal 4 del aeropuerto de Madrid-Barajas.
Pasajeros en la Terminal 4 del aeropuerto de Madrid-Barajas.

Las aerolíneas españolas han perdido la paciencia. El caos aéreo y aeroportuario se ha cebado con las dos semanas que ya han transcurrido desde que se inició la operación salida de vacaciones de verano y en los próximos días volverán a dejar oír su voz a través de las patronales que las representan, Aceta, ALA y AECA.

Los dos parámetros operativos que han terminado por colmar el vaso de su indignación se refieren a los índices de puntualidad registrados en los principales aeropuertos españoles desde el pasado sábado 26 de junio, así como a la incidencia de las cancelaciones de vuelos en la primera quincena de la operación salida.

Fuentes de las patronales citadas señalan que "la puntualidad se está viendo seriamente afectada. En las últimas semanas se ha producido valores críticos del 45% y el 50% de retrasos en la salida de los vuelos".

"Sólo en la última semana se han cancelado más de un centenar de vuelos", lo que ha ocasionado importantes pérdidas a las compañías afectadas que se "ven obligadas a costear la atención a los pasajeros perjudicados" facilitándose alojamiento y una alternativa de viaje.

Las aerolíneas señalan que la conflictividad que aqueja a los aeropuertos y a la navegación aérea en España no es un problema de ahora, pero las compañías "estaban persuadidas de que el conflicto estaría solucionado para la etapa de mayor tráfico del año, el verano, y no ha sido así". Ahora temen que el enquistamiento del conflicto "termine de arruinar los meses que restan de la temporada alta".

El diagnóstico de las patronales de las aerolíneas que operan en España coincide punto por punto con un informe elaborado por Eurocontrol y que ha sido remitido recientemente a AENA y también a las compañías. El organismo europeo advierte de la multiplicación de los retrasos y cancelaciones que sufren los aeropuertos y la navegación aérea en España y alerta de la grave incidencia que estos problemas están teniendo en Madrid-Barajas y en los aeropuertos del archipiélago canario.

Las patronales son conscientes de que "existe un problema muy serio" en la base del caos que vive el control de tráfico aéreo en España. Señalan como principales causantes de la situación a los "los controladores ya que creemos que mantienen una permanente posición obstruccionista". Esta postura provoca "retrasos generalizados que se acumulan a lo largo del día, y provocan cancelaciones al exceder las tripulaciones su tiempo de actividad, y pérdidas de slots. Ello provoca igualmente pérdida de conexiones a numerosos pasajeros".

"Quienes soportan esta situación son los pasajeros a los que se les causa serias molestias, y las compañías aéreas a las que se les provoca costes extras y pérdidas cuantiosas", reiteran. ALA, Aceta y AECA coinciden con Eurocontrol al señalar que elmayor número de incidencias se da en Barajas y en los aeropuertos canarios, pero meten también en la lista a El Prat y denuncian que "el alto porcentaje de regulaciones baja la capacidad de los aeropuertos".

Las buenas palabras duraron apenas una semana

El clima de entendimiento entre AENA y la nueva dirección del sindicato de controladores USCA, que encabeza su recién estrenado presidente, Camilo Cela, parece haber durado tan solo una semana. A comienzo del mes de julio, Juan Lema, el presidente de la empresa pública propietaria de los aeropuertos españoles, y Cela, mantuvieron un encuentro en el que ambos mostraron su voluntad de aparcar las diferencias y llegar a "un rápido acuerdo en la negociación del convenio colectivo". La sintonía fue tanta que AENA y USCA emitieron comunicados esperanzadores.

El jueves pasado se realizó la primera reunión de la mesa negociadora del convenio con los nuevos interlocutores y todo parecía ir sobre ruedas. Las partes quedaron para iniciar "sesiones ininterrumpidas de negociación" a partir de ayer lunes "hasta alcanzar un acuerdo".

El propio jueves y el viernes último se produjeron diversas situaciones en relación con la ausencia de controladores a causa de "bajas por enfermedad y utilización de horas sindicales" en varias dependencias que, no solo perjudicaron el servicio, en opinión de AENA, sino que han vuelto a deteriorar la relación.

Ayer las versiones sobre el resultado del reinicio de las conversaciones fueron confusas y se ha vuelto a la tensión. Fuentes de AENA dijeron que se mantienen unos niveles de absentismo laboral en el mes de junio y julio que se sitúan en un "inasumible 13%", cuando antes de la promulgación de la ley que reforma la actividad de los controladores era sólo del 7%. El USCA dice que las condiciones de estrés a los que se somete a los controladores son los causantes del aumento de las bajas.