Más libertad para abrir en festivos

Las grandes superficies exigen un cambio urgente de la ley de comercio

Las grandes superficies han sacado la artillería pesada para criticar la ley de comercio. Reclaman una reforma urgente y profunda que permita mayor libertad para abrir los festivos, realizar ofertas comerciales más agresivas y evitar la "fragmentación" del mercado por las legislaciones autonómicas.

Las grandes superficies exigen un cambio urgente de la ley de comercio
Las grandes superficies exigen un cambio urgente de la ley de comercio

Las grandes superficies quieren un cambio inmediato de la actual ley de comercio. "Una reforma urgente y profunda", reclamaba ayer Rafael Arias-Salgado, presidente de Carrefour España y vicepresidente de la Asociación Nacional de Grandes Empresas de Distribución (Anged).

La patronal aprovechó la jornada de clausura de su asamblea anual para criticar el actual marco normativo que, a su juicio, perjudica tanto a las grandes superficies como a los consumidores y que ha permanecido invariable en los últimos 20 años. El máximo responsable de Carrefour -y ex ministro de Fomento en el primer Gobierno de José María Aznar- criticó que la ley actual tenga como "finalidad subyacente" proteger a los "comerciantes no competitivos", lo que a su juicio constituye una "estrategia electoral". En ese sentido, apuntó la "creciente demanda social para comprar en festivos" y aseguró que en 2010 los comercios abrirán menos domingos que en 2004. "No hay justificación para mantener una legislación que perjudica las decisiones de los ciudadanos" .

Arias-Salgado criticó especialmente el papel que han jugado las comunidades autónomas a la hora de adaptar la Directiva de Servicios comunitaria que, en teoría, conlleva mayor libertad para las grandes superficies a la hora de abrir nuevos establecimientos. Así, apuntó que en una comunidad -que no citó- no ha habido aperturas de grandes superficies desde hace 11 años. Cataluña y Baleares han sido las más restrictivas.

La distribución critica que en 2010 los comercios abran menos domingos que hace seis años

"Las administraciones autonómicas le dicen al consumidor cuál es la oferta que más le conviene", criticaba. Para solventar esta situación, el presidente de Carrefour España, reclama una nueva ley que "simplifique a la mínima expresión las barreras administrativas" ante la actual "fragmentación" autonómica en 17 mercados que califica como "grave enfermedad". Bajo el criterio de Anged la nueva regulación tendría que dar más libertad a la gran distribución a la hora de plantear ofertas comerciales. "Sólo pedimos que la ley no sea un obstáculo".

Arias-Salgado no estuvo solo en sus críticas. El presidente de la filial española de Alcampo, Patrick Coignard, censuró la respuesta gubernamental a "la reducción de costes y al esfuerzo no reconocido" que ha realizado la distribución para mantener los precios bajos y sostener el consumo. "No es que no encontremos apoyo, sino todo lo contrario", aseguraba. Coignard cree que el sector ha recibido "indiferencia" y "palos en las ruedas". "Hemos contribuido a hacer la crisis más llevadera", apuntó. Respecto a las críticas que reciben las grandes superficies por su relación con el sector primario, Coignard argumentó que su margen de precios no supera el 3%. El directivo centró sus críticas en el aumento de costes que soportan de las Administraciones. Sobre todo, la fiscalidad, en una clara alusión a la reciente subida del IVA. Pero también el coste eléctrico, que en el caso de la gran distribución se ha encarecido un 30% en sólo dos años "mientras hacemos un esfuerzo de caballo", sentenció. Al margen de las críticas, Anged presentó ayer su memoria del ejercicio 2009, en el que sus empresas (El Corte Inglés, Eroski, Carrefour e Ikea, entre otras) redujeron sus ingresos un 5% hasta 39.916 millones. El empleo en el sector se recortó un 4,4%, superando los 236.000 empleados.