Liza por Vivo

Portugal en "desacuerdo" con la UE sobre el uso de la acción de oro en PT

El Gobierno portugués expresó su "desacuerdo" con la decisión del Tribunal de Justicia de la UE que consideró hoy ilegal el uso de su acción de oro en Portugal Telecom (PT) para vetar la venta de Vivo a Telefónica.

El ministro luso de la Presidencia, Pedro Silva Pereira, declaró tras el Consejo de Ministros celebrado hoy que el Gobierno procurará "respetar el derecho comunitario y la defensa de los intereses nacionales" en este caso.

Sin prejuicio de un análisis más profundo de la sentencia, el Gobierno "está en desacuerdo con su interpretación jurídica, pero el auto no pone en causa la existencia de derechos especiales", sostuvo Silva Pereira, en relación a la frustrada venta a Telefónica, por 7.150 millones de euros del 30% de la brasileña Vivo en poder de PT.

Silva Pereira consideró que "se abre una nueva fase en la que el Estado luso buscará soluciones que permitan un respeto integral de la legislación comunitaria pero también de sus intereses".

Para el ministro, la decisión del Tribunal europeo tiene "una eficacia meramente declarativa", no fija plazos para su cumplimiento y el Gobierno luso "en nada disminuye su determinación de asegurar la salvaguarda de los intereses estratégicos nacionales y de PT".

No obstante, en su intervención ante la prensa el ministro insistió en que Portugal "respeta la decisión y analizará la mejor forma de darle cumplimiento de cara a los diferentes escenarios posibles".

El Gobierno luso interpreta que la sentencia europea no determina la "ilegalidad" de las acciones con derechos especiales sino que sólo se pronuncia sobre su "configuración en los actuales estatutos" de PT.

El Tribunal de Justicia de la UE dictaminó hoy que el uso de la acción de oro utilizada el pasado 30 de junio para vetar la venta del 30% de la brasileña Vivo a la española Telefónica es "ilegal" y Portugal incumplió "las obligaciones que le incumben en virtud de la libre circulación de capitales".

El presidente de la CE, el portugués José Manuel Durao Barroso, advirtió después de que su organismo velará por la aplicación de esta sentencia.

El Estado portugués vetó la compra de la participación de PT en Vivo a pesar de que el 73,9% de sus accionistas habían aprobado la venta en la asamblea celebrada la semana pasada.

El veto del Ejecutivo, que invocó "la defensa del interés nacional" se produjo después de que Telefónica hubiese aumentado, a último momento, su oferta por Vivo hasta los 7.150 millones de euros.

El presidente ejecutivo de PT, Zeinal Bava, evitó hoy comentar la decisión del Tribunal europeo y declaró que su dictamen "va más allá de la empresa y no tiene que ver directamente con PT".

Bava reiteró también la disponibilidad de su compañía a negociar con Telefónica la venta de la participación en Vivo y dijo que PT debe "mirar adelante y encontrar plataformas que permitan maximizar las ventajas para todas las partes".

Telefónica divulgó el miércoles un comunicado en el que mostró su disposición a buscar "soluciones posibles para llevar a buen fin " la adquisición de Vivo, siempre que "exista disponibilidad de Portugal Telecom", que a su vez anunció anoche en otra nota que está "disponible para dialogar" con la empresa española.

También el Gobierno portugués había valorado la actitud de Telefónica y el ministro luso de Obras Públicas, Transportes y Comunicaciones, Antonio Mendonça, dijo el miércoles que espera una "negociación directa" entre las administraciones de las dos empresas para alcanzar una "solución positiva".

"Nos congratulamos de la apertura de Telefónica", señaló Mendonça en declaraciones a medios lusos en las que abogó porque "la solución sea encontrada en la mesa de negociaciones".

La declaración de Mendoça se produjo antes de que fuera conocida la sentencia del Tribunal europeo, que resaltó cómo "un número considerable de decisiones importantes relativas a PT depende del consentimiento del Estado portugués" sin que esté justificado por la magnitud de su participación en la empresa.