Dice que es coherente con el dividendo digital

Astra pide más peso de satélite en la segunda fase de la TDT

Astra volvió ayer a reclamar un mayor peso de la tecnología de satélite en la segunda fase de extensión en España de la Televisión Digital Terrestre (TDT). Su director general aseguró que esta estrategia es más coherente con la política de dividendo digital que el despliegue previsto de 5.000 repetidores.

El operador global de televisión por satélite, Astra, volvió ayer a reclamar un mayor peso de la tecnología espacial de distribución de señales para la segunda fase de despliegue de la TDT en España en un tránsito que elevará la cobertura del 96% al 98,5% de la población. La multinacional argumenta que la política aprobada por el Gobierno en favor del llamado dividendo digital, que obligará a realojar a los actuales canales de televisión de su actual posición en el espectro, es coherente con la petición de que se utilice el satélite en la segunda fase de la ampliación de la cobertura de la TDT.

En un encuentro con periodistas, el director general para España de Astra, Felipe Sahún, señaló que "la obcecación" del Gobierno español por utilizar repetidores terrestres en la ampliación de la cobertura es incompatible con la incorporación al mercado nacional de los nuevos servicios de televisión de alta definición y en tres dimensiones, que "son ya un realidad para un futuro inmediato".

El directivo calificó de "error" la política actual del Ejecutivo en esta materia porque ha comprometido una inversión de 1.000 millones de euros en el despliegue y mantenimiento de 5.000 repetidores de TDT en toda la geografía española. "190 sitios se aseguran la cobertura para el 82% de la población" y con una apuesta alternativa para completar el despliegue que utilice "el satélite, el cable o el ADSL el gasto para las arcas del Estado sería diez veces menor". Sahún recordó que la reubicación de las frecuencias de los canales de televisión que se harán necesarias con los actuales planes de extensión de cobertura obligarán a dos nuevas oleadas de cambios en las antenas colectivas en todo el país desde hoy hasta el año 2015.

El director general de Astra señaló que "el mal ya está hecho" pero que ahora toca mirar hacia adelante y "confiar en el satélite".

Fuentes del sector indicaron que Astra ha recibido un nuevo revés en su actividad en España ya que los servicios que le contrataba RTVE para la difusión de sus canales internacionales han sido recolocados en Hispasat.

Espectro de UHF para el móvil

Astra cree que la reutilización para servicios de datos en el móvil del espectro que ahora está signado a la televisión digital terrestre "es un hecho irreversible". Sahún señaló que la política de "dividendo digital" que plantea realojar a los canales de televisión en otras frecuencias distintas a las utilizadas para UHF -para subastar esta parte del espectro entre operadores de telecomunicaciones móviles- demuestra "el gran valor que tienen dichas frecuencias". En una primera fase se contempla que se libere la banda entre 790 y 862 MHz (canales del 61 al 69 de TV) actualmente empleada para TDT. Antes de enero de 2015 se tiene que dejar de utilizar este espectro por la TDT, y en su lugar se usará para dar servicios de banda ancha a dispositivos móviles a velocidades de hasta 100 megas. Sahún aseguró que hoy "existe gran entusiasmo por el uso de estos servicios". Astra estima que en 2009 existían en el mundo 640 millones de abonados a la banda ancha móvil.