Acumula un descenso del 13% en los dos últimos años

La vivienda nueva sólo se abarata a un ritmo anual del 2% hasta junio

El precio de la vivienda nueva sigue bajando, aunque con menor intensidad. Entre enero y junio cayó un 0,8% y un 2% si se mide en tasa interanual, según Sociedad de Tasación, que atribuye la ralentización al mayor número de compras por el alza del IVA. En los dos últimos años, la vivienda ha sufrido un ajuste del 13%.

En junio de 2008, el precio de la vivienda registró el primer descenso en tasa interanual, con una bajada del 0,2%. Desde esa fecha ha encadenado cinco trimestres consecutivos de caída, como consecuencia de un exceso de oferta (el Ministerio de Vivienda calcula que el stock de casas nuevas sin vender superaba el millón a finales de 2009) y un recorte de la demanda, ante el repunte del paro y el menor acceso al crédito.

Sin embargo, esos descensos se han moderado con especial intensidad en el último ejercicio, como prueba el hecho que se ha pasado de una caída interanual del 9,9% en junio de 2009 a otra de un 2% en junio de 2010, según los últimos datos de Sociedad de Tasación. "Es posible que la tendencia a la disminución en la reducción de precios sea indicativa de un acercamiento del mercado a una fase de estabilidad, si bien la perspectiva de aumento del IVA a partir del mes de julio ha podido tener influencia en la materialización adelantada de ciertas operaciones", apunta José Luis Estevas-Guilmain, presidente de la Sociedad de Tasación. No obstante, recalca que queda un ciclo de dos o tres años en el que el precio de la vivienda no va a crecer. "El mercado inmobiliario es un fiel reflejo de lo que está ocurriendo en la economía española. Existe una gran incertidumbre y no parece que pueda mejorar en el corto plazo. Lo que necesita para que se reactive es que las familias dispongan de renta bruta y eso sólo se producirá cuando haya creación de empleo neto", señala. A su juicio, ese hito no se alcanzará en dos o tres años, "por lo que viviremos un escenario en el que los precios se pueden mantener planos, dependiendo de la coyuntura económica, pero nunca van a subir", recalca.

Si el análisis se realiza por comunidades, todas registran descensos de precios en tasa interanual, aunque los más elevados se dan en Aragón, con un recorte del 4,4%, y Cataluña, con una bajada del 3,3%. El presidente de la Sociedad de Tasación amplía un poco más el periodo de comparación y subraya que desde que se inició el descenso de precios en junio en 2008, las comunidades más afectadas han sido las que tenían los más caros. "La caídas más pronunciadas se han dado en Vitoria, con un 15,8%, y en Madrid, con un 15,3%".

Otro dato que refleja que el recorte de precios ha podido tocar suelo es el hecho de que estos han crecido en dos provincias (Orense y Zamora) y se han mantenido en otras cuatro (Jaén, Ávila, Murcia y Oviedo). Si el análisis se liga al número de habitantes, las localidades con más de 100.000 han sido las que han sufrido una mayor bajada.