Con 110 votos a favor

La asamblea de CCM aprueba la integración de la entidad en un banco propiedad de Cajastur

La Asamblea General de Caja Castilla La Mancha ha aprobado este miércoles, con 110 votos a favor, 23 abstenciones y 3 votos en contra, el plan de rescate de CCM que contempla, entre otras operaciones, la segregación del negocio bancario a favor del Banco Liberta SA, propiedad de Cajastur.

El Banco Liberta, futuro Banco CCM, absorberá el negocio bancario de la Caja y las participaciones de la Corporación Industrial relacionadas con el mismo, como los seguros. Estará participado en un 75 por ciento por Cajastur y el restante 25 por ciento por la nueva Fundación Caja Castilla La Mancha.

De este modo, Caja Castilla La Mancha renuncia a su condición de entidad de crédito para dedicarse en exclusiva a los fines propios de su naturaleza fundacional en Castilla-La Mancha. Así, la Fundación Caja Castilla La Mancha tendrá como finalidad el mantenimiento y la continuación de la obra benéfico-social de la entidad.

En rueda de prensa, el director de CCM, Gorka Barrondo, afirmó que la decisión de la asamblea supone "el punto de partida para que CCM siga ocupando el espacio que debe tener en Castilla-La Mancha" y confirmó que se mantendrán todos los puestos de trabajo. Así, se conservan los 2.700 puestos de trabajo que tienen en la entidad en la actualidad.

"No hay previsto en ningún acuerdo o protocolo, ni se ha llevado a la asamblea ninguna propuesta numérica en este sentido; no hay a partir de mañana ningún despido, ningún ajuste, eso estará sujeto al Plan de Negocio", determinó.