Petróleo

El crudo de Texas sube el 0,2% y cierra a 76,51 dólares el barril

El precio del barril de crudo de Texas subió hoy el 0,2% y cerró a 76,51 dólares en Nueva York, en una jornada en la que los mercados se dejaban llevar por el pesimismo acerca de la situación macroeconómica en Estados Unidos.

Al finalizar la sesión la Bolsa Mercantil de Nueva York, los contratos de Petróleo Intermedio de Texas (WTI) para entrega en agosto, los más negociados, sumaron 16 centavos de dólar al valor que tenían al cierre de la jornada anterior e interrumpieron así dos jornadas consecutivas de descensos.

Los contratos de gasolina para entrega en julio ganaron un centavo y acabaron en 2,09 dólares por galón (3,78 litros), mientras que los de gasóleo, también para ese mes, finalizaron a 2,05 dólares, un centavo por debajo del precio del miércoles.

En el caso del gas natural, los contratos para julio concluyeron a 4,74 dólares por cada mil pies cúbicos, unos seis centavos más baratos que en la jornada previa.

Ese descenso se produjo después de que el Departamento de Energía (DOE) de Estados Unidos anunciara que las reservas almacenadas de ese combustible aumentaron en 81.000 millones de pies cúbicos la pasada semana y se situaron en un total de 2,62 billones, un 0,5% por debajo del mismo periodo del año anterior.

El leve incremento en el precio de los contratos del crudo y la gasolina, así como el mínimo retroceso en el de los de gasóleo, se produjeron en una jornada en la que el pesimismo se instaló entre los inversores, preocupados acerca de las perspectivas de crecimiento de la economía estadounidense.

En ese ánimo pesó la noticia de que los pedidos de bienes duraderos a las fábricas de Estados Unidos disminuyeron un 1,1% en mayo, lo que supone la mayor caída desde agosto del año pasado y se debe, en parte, a la reducción del 29,6% en los encargos de aviones.

Además, también se conoció hoy que el número semanal de solicitudes del subsidio por desempleo en este país disminuyó en 19.000 y se situó la semana pasada en 457.000, la más baja en seis semanas, pero una cifra que muestra que aún persiste la debilidad del mercado laboral en la mayor economía del mundo.

Ese tipo de noticias hace temer a los inversores acerca de la solidez con la que se recupera de la economía y el retraso que se produce en el esperado incremento de la demanda energética en Estados Unidos.