Y suspender su derecho de voto

El BCE respalda endurecer las sanciones contra los países con déficit excesivo

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean-Claude Trichet, respaldó hoy endurecer las sanciones contra los países que superen el umbral del 3% de déficit público que marca el Pacto de Estabilidad e incluso suspender su derecho de voto en la UE para evitar que se repita una crisis de endeudamiento como la de Grecia y su contagio a otros países como España o Francia.

"Debe considerarse un espectro más amplio de sanciones financieras, así como sanciones no financieras y de procedimiento, por ejemplo unos requisitos más estrictos de información o incluso la limitación o la suspensión de los derechos de voto", dijo Trichet en una comparecencia ante la comisión de Asuntos Económicos de la eurozona.

El presidente del BCE reclamó que el lanzamiento de las sanciones sea "casi automático" y se produzca en una fase más temprana, "incrementando la automaticidad y la velocidad de los pasos del procedimiento" por déficit excesivo. Las sanciones deben activarse también en caso de deuda excesiva e incluso cuando los países no estén haciendo "progresos suficientes" para equilibrar sus presupuestos.

Trichet pidió además aumentar la vigilancia sobre los países que, como España, pierden competitividad porque "la experiencia ha demostrado que una divergencia persistente en este aspecto perjudica tanto a los Estados miembros como a la unión monetaria en su conjunto".

"Para los países que experimentan pérdidas significativas de competitividad, la vigilancia deberá ser cada vez más profunda y detallada", dijo el presidente del BCE. Para aumentar la presión sobre estos países y obligarlos a realizar las reformas necesarias, propuso el envío de misiones de funcionarios de la UE a estos países, el lanzamiento de recomendaciones de política económica desde Bruselas o incluso "pasos financieros graduales".

El primer paso para poner en marcha este mecanismo de vigilancia debe ser, según Trichet, desarrollar una serie de indicadores que permitan detectar los problemas de competitividad y desencadenar el procedimiento de vigilancia.

"Si podemos poner en marcha marcos eficaces de vigilancia y ajuste tanto para las políticas fiscales como para las relacionadas con la competitividad, nuestra UE y nuestra unión económica y monetaria saldrán de la crisis mucho más fuertes que antes y estarán muy bien situadas en la economía internacional", aseguró el presidente del BCE.

Trichet reclamó además crear en la Comisión una "entidad independiente" que se encargue de revisar los presupuestos nacionales y establecer "diagnósticos seguros sobre la situación real del país", evitando que se repitan casos como el fraude estadístico de Grecia.

Los jefes de Estado y de Gobierno de la UE ya acordaron la semana pasada endurecer las sanciones para los incumplidores del Pacto de Estabilidad y desarrollar indicadores para detectar los problemas de competitividad. El presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, debe presentar las propuestas concretas finales en octubre.

El BCE reduce las compras de deuda soberana

El Banco Central Europeo (BCE) ha destinado hasta el pasado 18 de junio un total de 51.000 millones de euros a la adquisición de deuda pública de los países miembros de la zona euro, lo que supone un incremento semanal de 4.000 millones, según informó la entidad presidida por Jean Claude Trichet.

En concreto, el BCE inició el pasado 10 de mayo la compra de bonos gubernamentales con la adquisición de 16.500 millones de deuda pública en los mercados secundarios, cantidad que en la última semana alcanzó los 6.500 millones la semana pasada.

Así, el instituto emisor de la eurozona informó de que mañana llevará a cabo una nueva operación de drenaje de liquidez por importe de 51.000 millones de euros mediante la oferta de depósitos remunerados a un tipo máximo del 1% con vencimiento a una semana.