Para decidir su voto

El PP emplaza al Gobierno a que le llame para buscar acuerdos en la reforma laboral

El PP ha emplazado hoy al Gobierno a que le llame antes del "último minuto" para explorar vías de un hipotético acuerdo y los populares puedan decidir el voto, ya que hasta ahora, a falta de un día para votar la convalidación del decreto, no hay "una postura máxima cerrada".

El vicesecretario de Comunicación del PP, Esteban González Pons, se ha pronunciado en estos términos cuando en la conferencia de prensa le han preguntado por el voto del grupo popular mañana, en la votación del Congreso para resolver si convalida o deroga el decreto-ley de la reforma laboral.

Según sus declaraciones, el PP no ha decidido aún qué votará, y por ello, ha emplazado al Gobierno a que se ponga en contacto con el partido. "Hasta el último minuto hay tiempo para que el Gobierno nos llame y encontremos vías para el acuerdo", ha apostillado.

Pero el PP sigue muy crítico con el contenido del decreto-ley, tal y como ha señalado Pons. Ha afirmado que la dirección del partido está "perpleja" por haber leído durante el fin de semana las entrevistas al ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, quien, en palabras del dirigente del PP, se ha comportado como "un ministro del paro" por asegurar que "la reforma no crea empleo" y "llega tarde".

También ha indicado Pons que el proyecto del Gobierno "no es global", resulta "confuso", "por primera vez en la historia no tiene el apoyo de ningún agente social" y, además, "abarata el despido y podría encarecer la contratación".

Pero, por si fuera poco, ha dicho el mandatario del PP, se ha redactado "para perder los próximos dos años" en creación de empleo. Tras estas palabras, ha afirmado: "Ni el PP ni los españoles están contra el Gobierno o contra el PSOE, sino que están contra la crisis. La crisis sólo se acabará con el cambio político, así que pedimos al Gobierno que no se interponga entre la crisis y el cambio, porque si no, acabaremos todos enfrentados al Ejecutivo" por aparecer como "un obstáculo" en la recuperación.

Además, en su opinión, unas elecciones ahora revitalizarían la economía española lo mismo o más que los comicios británicos han propiciado las finanzas de las islas. Sin embargo, Pons ha emplazado al Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero a que llame al PP antes de la votación de mañana en el Congreso, pues incluso en el caso de que de esas conversaciones se desprenda una posibilidad de acuerdo, los populares podrían decantarse por el "sí".

Este emplazamiento no lo alarga el PP hasta mañana, sino hasta más adelante, pues está previsto que el decreto se tramite como proyecto de ley, y en ese proceso, los populares también están abiertos a dialogar con el Gobierno.

"Estamos abiertos al acuerdo hasta el último minuto del final", ha puntualizado, antes de destacar que "mañana no termina nada" precisamente porque la reforma seguirá su tramitación parlamentaria. Mientras se acerca la votación, el Partido Popular adopta "una posición abierta" que le lleva a sopesar las tres opciones de voto, sí, no y abstención, y a mostrarse "constructivo".

Preguntado por qué alternativa propone el PP, Pons se ha remitido a la reforma laboral que se acordó en 1997. Otro de los asuntos que ha expuesto Pons ante los periodistas es la supuesta condonación de las deudas que había contraído el PSOE.

El responsable de Comunicación de los populares ha avanzado que el grupo parlamentario en el Congreso ha cambiado una de las preguntas que le iba a formular el miércoles a la vicepresidenta Elena Salgado para abordar la cuestión. Según ha remarcado, los bancos "perdonaron" a los socialistas 34 millones de euros cuando éstos llegaron al Gobierno.