El Tesoro coloca 3.479 millones

El éxito de la subasta de obligaciones relaja 20 puntos la prima de riesgo

La subasta de obligaciones a 10 y 30 años fue, de nuevo, la mejor medicina para la deuda. La prima de riesgo se relajó hasta los 211 puntos básicos, 10 menos que el día anterior y 21 menos que el récord marcado antes de la subasta. El Tesoro, que colocó 3.479 millones, tiene liquidez para afrontar los 24.600 millones de deuda que vencen en julio.

En las tres subastas de junio se ha repetido el guión. Presión del mercado antes de la colocación, subasta con fuerte demanda y precios altos y relajación de las tensiones a posteriori. En la de ayer, el Tesoro colocó 3.000 millones de euros en deuda a 10 años y otros 479 en obligaciones a 30 años. El total, 3.479 millones, roza el máximo previsto, 3.500 millones. Los tipos medios de colocación fueron del 4,864% (a 10 años) y el 5,908%, muy por encima de las últimas referencias (4,074% y 4,768%) pero en línea con lo que se paga en el secundario.

La demanda fue de 1,89 veces la oferta en los bonos a 10 años y de 2,45 veces en los de 30. El efecto sobre la prima de riesgo fue inmediato. æpermil;sta -medida como el diferencial entre la rentabilidad de la deuda española y la de la alemana a 10 años- había alcanzado los 230 puntos básicos minutos antes de la subasta, tras dos días de alzas muy fuertes. Pero se recortó en pocos minutos, y cerró la sesión en 211 puntos básicos. El bono español a 10 años cotiza en el 4,774% y el alemán en el 2,663%.

La deuda española llegó a rozar el tipo de interés del 5%, y llegó al 4,992% según Bloomberg, una cota que no se registraba desde que en junio de 2008 se llegase al 4,996%. La última vez que tocó el 5% fue en 2002. Con todo, y tras la fuerte caída del rendimiento después de la subasta, en la sesión de ayer la deuda española fue la que registró el mejor comportamiento en Europa. La prima de otros países últimamente castigados por los mercados, como Grecia, Portugal o Irlanda, se redujo menos.

Vencimientos de julio

Asimismo, el Tesoro anunció que tiene liquidez suficiente para hacer frente a los vencimientos de deuda de julio. El próximo mes vencen 24.663 millones de euros en deuda. Se trata, con diferencia, del mes más exigente para el Tesoro español en 2010; de hecho en los cinco meses siguientes juntos vencen 32.000 millones. De acuerdo con las estadísticas oficiales, a 31 de mayo el Tesoro tenía depositados en el Banco de España 18.300 millones de euros y en junio el Tesoro ha colocado unos 30.000 millones de euros de deuda. En junio se recaudan además los pagos trimestrales de Sociedades e IVA.

De este modo, el Tesoro solventaría la etapa más complicada para la financiación de la deuda, al haberse unido la presión del mercado con la necesidad de cubrir vencimientos. Eso sí, a un precio alto. En febrero se colocaron bonos a 10 años a un interés medio del 3,855%; ayer al 4,864%. Fueron 3.000 millones de euros, lo que supone unos intereses anuales de 146 millones de euros. Al 3,855% de febrero, serían 116. Una diferencia de 30 millones de euros cada año, esto es, 300 millones en el plazo de 10 años de la vida de la deuda. En los plazos más cortos, los aumentos de tipos de interés están siendo más abultados, pero la menor vida de la deuda limita el impacto en el tiempo. La próxima cita con el mercado es el próximo martes 22, cuando el Tesoro coloca letras a tres y seis meses.

La cifra

4,774% es el tipo de interés al que terminó el día el bono español a 10 años. Durante la sesión, poco antes de la subasta, llegó a cotizar en el 4,992%.