Ante eldrástico recorte de empleos

UGT califica de "absoluta tomadura de pelo" la propuesta de la nueva directiva de Marsans

El sindicato UGT calificó hoy de "absoluta tomadura de pelo" la propuesta de la nueva directiva de Marsans, que podría suponer un recorte de entre 1.200 y 1.500 trabajadores, puesto que "no presenta ningún criterio verdadero de viabilidad".

Fuentes del sindicato lamentaron en declaraciones a Europa Press que "ha ocurrido lo que nadie quería que pasase", con una propuesta que a los trabajadores "no les vale, ni mucho menos".

"Para esto no era necesario tanto viaje", añadieron, puesto que los nuevos responsables de Marsans -el propietario, Ángel de Cabo, y el director general, Iván Losada- "ya llevan dos meses aquí viendo las tripas de la compañía, y sabían cómo estaba la situación".

Asimismo, desde UGT señalaron que "lo único que parece importar a la directiva" es iniciar un Expediente de Regulación de Empleo (ERE), de tal forma que "sean todos los ciudadanos los que tengan que encargarse de los pagos" a través del Fondo de Garantía Salarial (Fogasa).

Por otro lado, indicaron que otro aspecto aún por aclarar es la posible venta de activos de la compañía, dado que "tampoco se ha aclarado si ese dinero se reinvertiría en la propia compañía".

Pese a ello, el sindicato optó por esperar a que comiencen las negociaciones el próximo martes antes de plantearse la convocatoria de posibles movilizaciones, ya que "todavía no hay nada formal al respecto".

Recorte de hasta 1.500 trabajadores

La dirección de Marsans recalcó hoy que el plan estratégico de la compañía se asentará sobre tres aspectos centrales: activar las ventas y recuperar la actividad comercial; venta de activos no estratégicos; y reducción de costes y reestructuración de la compañía.

Respecto a este último punto, anunció que "las circunstancias y condiciones del mercado" aconsejan reducir la plantilla en entre 1.200 y 1.500 trabajadores, pasando de los 2.079 empleados actuales a una horquilla de entre 600 y 900 personas.