'Volatilidad e irracionalidad' de los mercados

La Caixa dice que España no tiene un problema de solvencia, sino de liquidez

El director general de La Caixa, Juan María Nin, aseguró hoy que España no tiene "ningún problema de solvencia", sino un problema de liquidez, y dijo que la crisis de credibilidad de la deuda soberana responde a la "volatilidad e irracionalidad" de los mercados.

Juan Maria Nin, director general de La Caixa
Juan Maria Nin, director general de La Caixa

Así lo manifestó durante su intervención en el curso organizado por la Asociación de Periodistas de Información Económica (APIE) en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP).

El reto de la economía española, a juicio de Nin, es superar un problema de liquidez "que cabalga" sobre el aumento de la morosidad y la contracción de los volúmenes de negocio del sector financiero, así como sobre su reestructuración y la nueva regulación a la que tendrá que someterse.

Según dijo, no es un problema sólo de España, sino de toda Europa, por lo que habrá que buscar soluciones conjuntas, lo que le llevó a preguntarse si es el momento de diseñar una política fiscal común.

En lo que respecta a la falta de credibilidad en los mercados, consideró que se debe atajar "atrayendo la atención sobre la historia real de la economía" y comunicando activamente el cien por cien de las medidas adoptadas no sólo por el Gobierno, sino también por las familias, las empresas y los agentes sociales, que también toman decisiones "que hacen país".

En su opinión, los indicadores adelantados de la economía española apuntan a la estabilización, si bien reconoció que se está viendo afectada por las medidas de ajuste presupuestario adoptadas por el Ejecutivo, una "medicina amarga" pero que forma "parte necesaria de la recuperación" y que ve acertada.

De cara al futuro, consideró que la economía afronta algunas perspectivas "inciertas pero manejables", de las que la principal es el paro, cuya resolución tiene que ir acompañada de una reforma educativa y de una profundización en la productividad.

Por el contrario, no cree que el ajuste del sector inmobiliario constituya un verdadero problema, ya que cree que se irá solucionando en un plazo de tres a siete años.

A este respecto, destacó que los datos muestran que el precio de la vivienda ya ha tocado fondo, lo que debería permitir que aflore la demanda latente e impulse unas ventas que ya están repuntando levemente.