Para acabar con las especulaciones

Barroso pide a los líderes europeos que publiquen el resultado de los test a la banca

El presidente de la Comisión Europea (CE), José Manuel Durão Barroso, ha pedido hoy a los líderes europeos reunidos en Bruselas que se comprometan "firmemente" a publicar los resultados de los test de solvencia a los bancos europeos para hacer desaparecer "sospechas infundadas" sobre el sector, informaron fuentes comunitarias.

Barroso se dirigió a los jefes de Estado y de Gobierno de los Veintisiete durante el almuerzo y les solicitó la publicación de los resultados "banco por banco", lo que a su juicio evitará rumores infundados y ayudará a lidiar con las dificultades que pudieran surgir "en los escenarios más adversos".

El líder comunitario confía en la "resistencia" de la industria bancaria europea en su conjunto, pero recordó que, en caso de que alguna de las entidades mostrara debilidades, la legislación europea sobre ayudas de Estado permitiría actuar con suficiente flexibilidad, seguridad jurídica y a tiempo.

Durante la crisis financiera, los ministros de Economía y Finanzas de la UE pidieron al Comité Europeo de Supervisores Bancarios, del que forman parte representantes de los bancos centrales, que examinara la solvencia de más de una veintena de bancos trasnacionales comunitarios.

Aunque el organismo ha publicado información sobre el sector, no habían trascendido los resultados de cada entidad, reclamados desde distintos ámbitos a fin de que los mercados conozcan el estado real de las entidades.

El gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, anunció ayer que el regulador español publicará en el futuro los resultados de estos test, una medida que rebajaría la presión del mercado sobre las acciones de las entidades financieras españolas.

Hoy en Bruselas el jefe del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, se mostró claramente a favor de hacer públicos los resultados de las "pruebas de estrés".

Según informaron fuentes del Ejecutivo español, el presidente estable del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, suscitó esta cuestión en el desayuno de trabajo que compartió con Zapatero antes de comenzar en Bruselas la última cumbre de jefes de Estado y de Gobierno que se celebrará durante el semestre de la presidencia española de la Unión Europea (UE).

En opinión del Gobierno español, si el origen de la crisis se sitúa en el sistema financiero, es necesario incrementar la transparencia y contar con elementos de juicio objetivos que contrarresten la fuerza de los rumores que distorsionan los mercados.

Zapatero no sólo quiere que los resultados de las pruebas de resistencia se hagan públicos, sino que se garantice que esos exámenes se hagan y se fije una periocidad para ellos.

La situación financiera española no está en la agenda de la reunión, pero varios líderes han hecho referencia a ella antes de comenzar la cumbre ante la insistencia de los medios de comunicación y la persistencia de los rumores sobre eventuales planes de rescate que el Gobierno español ha desmentido de forma tajante.

En opinión del Ejecutivo de Zapatero, ante las especulaciones, la mejor medida es la transparencia financiera y la prudencia.

Antes de la cumbre, el primer ministro sueco, Fredrik Reinfeldt, también se declaró partidario de la mayor transparencia posible en lo que respecta al estado de resistencia financiera de los bancos europeos.

El gobernante sueco argumentó que la transparencia es preferible siempre a un estado de nerviosismo y de especulación alimentados por la falta de datos.

Hoy se conoció, durante la cumbre, que el Banco Santander ha resultado ser la entidad financiera europea mejor calificada, según fuentes del Ejecutivo español.

El cambio de posición de Alemania sobre la publicación de los resultados de los test bancarios, que también apoya Francia, hace posible una posición coordinada de los países europeos.