Por la elevada deuda

Banco Sabadell augura que la sequía crediticia seguirá los próximos años

El consejero delegado del Banco Sabadell, Jaume Guardiola, ha augurado hoy que la sequía crediticia que se está viviendo en España seguirá los próximos años.

Jaume Guardiola, que ha participado en la jornada "Cataluña después de la crisis", organizada por la Generalitat y El País, ha aventurado que "no remitirá la sequía crediticia" y ha añadido que "tenemos por delante unos años en los que el crédito estará contenido".

"Esto es porque estamos en un país muy endeudado, con una deuda que es del 257% del PIB, entre pública y privada", ha dicho Guardiola, quien ha destacado que "es una cifra muy grande, que sólo es comparable con Japón, Estados Unidos y Reino Unido".

Guardiola ha contrapuesto la situación española a economías como la francesa y la alemana, que "están en la mitad", con una deuda total de alrededor del 192% del PIB.

SABADELL 0,86 0,61%

"Además, en el caso español está financiado en un 40% por deuda externa, mientras que Japón ha financiado su deuda básicamente con ahorro propio", ha señalado Guardiola, apuntando otro de los puntos débiles de la economía española.

En opinión del consejero delegado del Banco Sabadell, llegados a este punto "lo normal es que el país inicie un camino de desapalancamiento, después de estos años de crecimiento". "Además, hay unos problemas de liquidez muy grandes, con grandes problemas de emisión de la deuda pública", ha lamentado Guardiola, que ha comparado este momento con los cerca de seis meses de mercados cerrados que se vivieron tras la quiebra de Lehmann Brothers.

Según Guardiola, "todo esto pasará, y pasará este miedo sobre la construcción europea, pero quedarán unas primas de riesgo más altas, y por tanto el crédito quedará con ciertas restricciones".

En el mismo acto, el presidente de la Cámara de Comercio de Barcelona, Miquel Valls, ha denunciado que en 2007 un 14% de las empresas tenían problemas de financiación en 2007, una cifra que se había elevado al 34% en el primer trimestre del 2010, una situación que ha calificado de "especialmente grave en las empresas de menos diez trabajadores".