Pedirán a AENA el fin del conflicto del control aéreo

Los retrasos disparan el gasto de crudo de las aerolíneas

Las aerolíneas han mostrado a AENA su preocupación por la repercusión en sus costes de operación del conflicto de los controladores aéreos. Los retrasos y sobrevuelos antes del aterrizaje se han multiplicado y las empresas han dado orden de cargar más crudo por cada trayecto.

Las aerolíneas mejoran en el número de pasajeros
Las aerolíneas mejoran en el número de pasajeros

Las compañías aéreasmantendrán mañana una reunión con los responsables de navegación aérea de AENA con el objetivo de buscar una solución para terminar con las repercusiones que el conflicto entre los controladores aéreos y AENA tiene en la operación de sus vuelos.

El deterioro de los índices de puntualidad en los principales aeropuertos de la red de AENA se ve agravado por la práctica que se ha hecho habitual en las últimas semanas de dejar en espera a muchas aeronaves antes de que se autorice su aterrizaje, según reconocen fuentes vinculadas a compañías aéreas con una fuerte actividad en España. Esta situación ha obligado a algunas aerolíneas a ordenar un aumento de la cantidad de combustible que embarca para cada operación con el consiguiente impacto en las cuentas de resultados.

Durante las últimas semanas AENA viene denunciando el absentismo de los controladores que alegan motivos de enfermedad de dudosa consistencia. Esta actitud, según la versión de la empresa pública, limita su libertad paramantener a tope de capacidad las aerovías.

La versión del sindicato de controladores es opuesta y acusa a AENA de "programar mal la actividad de su plantilla". USCA mantiene que, tras la retirada del servicio de los controladores de más de 56 años, los principales centros de control, como el de Torrejón de Ardoz en Madrid, se han quedado cortos de personal. Ello obliga a AENA a nombrar servicios especiales obligatorios, denominados exprés, pero los controladores han votado en asamblea que se van a negar a realizarlos.

En la jornada de ayer, a la pugna entre el colectivo de los controladores españoles y AENA se sumó la huelga del personal de los servicios públicos franceses, entre los que se encuentra la plantilla de los profesionales del control aéreo del país vecino. Como consecuencia de los problemas del control español más la suma de los paros entre los controladores franceses, la puntualidad de la jornada en el conjunto de los aeropuertos españoles se vio seriamente perjudicada. Sólo una de cada cuatro aeronaves despegaron o aterrizaron en hora, mientras que algunas operaciones acumularon retrasos de hasta tres horas.

Fuentes de AENA reconocieron que la huelga de los controladores franceses ha obligado a establecer 87 regulaciones, lo que supuso limitar de forma severa la capacidad de absorción del tráfico que procedía o tenía destino en el espacio aéreo francés. Las restricciones forzaron, cuando menos, la anulación de 14 vuelos.

La preocupación entre los diferentes agentes nacionales relacionados con el transporte aéreo y el turismo es creciente. Las negociaciones para la renovación del convenio de los controladores no progresa y las fechas de la operación de salida de las vacaciones puede verse complicada.

Alza de dos puntos en la ocupación de Iberia

Iberia elevó la ocupación de sus vuelos en 2,9 puntos porcentuales en los cinco primeros meses del año hasta alcanzar el 78,1%, en comparación con el mismo periodo de 2009. La aerolínea, que no especifica el número de pasajeros transportados, incrementó su ocupación de enero a mayo en las rutas domésticas hasta el 70,1%, 0,8 puntos porcentuales más con respecto al mismo periodo del año pasado, mientras que en los vuelos de medio radio la subida fue de 2,2 puntos porcentuales.