Se ha abierto a todos los operadores, incluidos los de cable

El Gobierno primará la inversión sobre el recorte del déficit en la licitación de móvil

La incertidumbre y las negociaciones han terminado. Industria presentó ayer la mayor venta de frecuencias de móvil en la historia de España con dos novedades: por mucha que sea la tentación, el Gobierno no usará la licitación exclusivamente para reducir el déficit y la ha abierto a todos los operadores, incluidos los de cable.

El Ejecutivo no ha cedido a las presiones. Ni a las del Ministerio de Economía ni a las del mercado o a la tentación de obtener en pocos meses unos ingresos millonarios con los que tapar algo el déficit. La venta de frecuencias de móvil que se hará en 2011 y que fue anunciada ayer, la mayor de la historia de España, era una oportunidad de oro. Hace menos de un mes, Alemania recaudó para sus arcas 4.385 millones de euros por este concepto. Pero las tesis del Ministerio de Industria parecen haber prevalecido sobre las demás.

Su argumento es que lo importante es primar la inversión, porque con ello se consiguen más fondos que con una puja meramente dineraria y se alienta el crecimiento a largo plazo. Así lo aseguraron ayer fuentes de Industria, que apostaron más por una fórmula mixta de inversión, compromisos de cobertura y pago que por una subasta pura, como hizo Alemania.

El plan definitivo, no obstante, todavía no está aprobado. Industria lanzó ayer una consulta pública sobre el tema para recabar la opinión de las operadoras y de las instituciones implicadas. Tienen un mes para contestar. Con sus argumentos en la mano, la decisión se tomará a mediados de septiembre, según las mismas fuentes.

España ya vivió en 2000 una polémica por la venta de licencias de móvil. En ese caso, fue la concesión del UMTS y se dio por concurso sin compromisos de inversión cuando el resto de Europa recaudó cifras milmillonarias.

En 2005 se cambió el modelo. Industria licitó espectro en la banda de 900 MHz en una especie de subasta de compromisos: ganaba quien más inversiones ofreciera. Consiguió que las operadoras desembolsaran 850 millones y llevaran la cobertura del móvil al 99% de la población. Otro país optó por la subasta y no logró más de 20 millones.

æpermil;ste es el modelo por el que se inclina ahora mismo Industria. No se trata de reglar las concesiones, sino de primar los compromisos de inversión que benefician a toda la sociedad frente al pago al Tesoro, que es menos productivo a medio plazo, señalan. En todo caso, la licitación incluye 310 MHz de espectro en varias bandas, lo que hace posible que se usen distintas fórmulas: la mixta para el espectro más importante -en las bandas de 800 y 900 MHz- y la subasta en la banda más alta, la de 2,6 GHz.

Al margen de las materias dinerarias, la novedad más importante es que las licitaciones en las distintas bandas están abiertas a las operadoras de cable. No sólo se destina a ellas el espectro de 2,6 GHz -el menos atractivo porque el despliegue es más caro-, que podrá regionalizarse, sino que no habrá problema para que se presenten a los concursos en las bandas de 800 MHz y, sobre todo, de 900 MHz.

Esta apertura supone una sorpresa porque las cuatro operadoras que tienen espectro ahora mismo -Telefónica, Vodafone, Orange y Yoigo- habían contado con repartir el de 900 MHz sólo entre ellas. Consideran que estas frecuencias son muy escasas y que la mayoría está ya en manos de alguna compañía que debe devolverlas para que se puedan concursar, así que daban por hecho que no entraría nadie más en la puja.

Industria, sin embargo, ha planteado un modelo abierto. Como adelantó CincoDías, se licitarán tres bloques de 5 MHz en la banda de 900 MHz. El primero podrá usarse en 2011. Telefónica y Vodafone no podrán concursar, pero sí Orange, Yoigo y las operadoras de cable. Para ello, deberían unirse y hacer una propuesta conjunta, algo que ya están negociando.

Habrá un tope máximo para que nadie acapare

El Gobierno ha impuesto un tope máximo de espectro que puede tener cada operadora. En las bandas bajas es de 20 megahercios y sube hasta 55 MHz en las altas. El objetivo es que nadie acapare, aunque Industria va a velar por el uso del espectro e impondrá penalizaciones a las telecos que no lo utilicen.

Las operadoras que se vean beneficiadas por la recalificación y el alargamiento de las concesiones tendrá que pagar una cantidad al Estado por ello. Los cálculos se harán siguiendo precios de mercado, como los de la subasta alemana.

También habrá recalificación y concurso en la banda de 1.800 MHz. Las operadoras que quieran tener uso libre de sus frecuencias deberán ceder espectro a cambio, que será licitado.

En 2011 se venderá el espectro hasta 2030

La venta de espectro se realizará en su totalidad en la primera mitad del año que viene, al margen de cuándo pueda ser utilizado. Sólo una mínima parte, los 5 primeros megahercios en la banda de 900, podrá usarse ese mismo año, mientras que casi todo el resto deberá esperar a 2015.

Pero lo importante es que se venderá todo el espectro disponible hasta 2030. Las nuevas concesiones expirarán en esa fecha y las actuales se ampliarán hasta entonces para unificar el calendario. Eso significa que quien no participe no tendrá otra puerta de entrada hasta dentro 20 años, de ahí la importancia de que las telecos de cable puedan acceder.

Otro aspecto que resalta la relevancia del proceso para las operadoras es que no sólo supone la venta de espectro, sino la recalificación del que ya tienen. Las frecuencias en la banda de 900 MHz podrán ser usadas no sólo para dar voz, como hasta ahora, sino también para banda ancha móvil. A cambio, las dueñas de estas concesiones tendrán que devolver parte. Telefónica cederá 2 MHz y Vodafone y Orange uno cada una. Con lo que queda libre, se hará el bloque de 5 MHz para el primer concurso, al que podrán acudir Orange, Yoigo y el cable. Este espectro podrá usarse de forma inmediata.

Los otros dos bloques de 5 MHz que se venderán en 2011 podrán usarse a partir de 2015 y procederán en su mayoría de Telefónica, porque le vence la concesión.

En la banda de 800 MHz se venderán seis bloques, utilizables desde 2015.