La reforma laboral va "por buen camino"

Gómez Navarro: los sindicatos tienen "pánico al cambio"

El presidente del Consejo Superior de Cámaras de Comercio, Javier Gómez Navarro, cree que los sindicatos tienen "pánico al cambio" con su convocatoria de huelga general en contra de la reforma laboral, una reforma que, a su juicio, "va por buen camino, aunque todavía no es totalmente satisfactoria y esperemos que se mejore en el debate parlamentario".

Gómez Navarro consideró que la reforma laboral es "imprescindible" y señaló que el aspecto clave de la misma "no es ni la forma de entrada ni la forma de salida en el mercado de trabajo sino la flexibilidad interna de la gestión de las empresas", toda vez que "en España es más fácil despedir a una persona que cambiarla o trasladarla de puesto de trabajo".

Consideró en ese sentido que la flexibilidad interna de las empresas "mejoraría su productividad" y agregó que "no se pueden mantener la categoría y los convenios de hace 30 años, pues actualmente se mantienen en muchas provincias y sectores convenios de hace 20 años, cuando ha cambiado radicalmente las empresas y la tecnología".

Para Gómez Navarro, la reforma laboral "va en buen camino", aunque afirmó que "todavía no es totalmente satisfactoria", por lo que espera que con el debate parlamentario "se pueda complementar el texto y la reforma sea un éxito".

El líder empresarial añadió, sobre la convocatoria de huelga general para el 29 de septiembre, que los sindicatos "tienen pánico al cambio y cierto miedo", tras lo que apuntó que la huelga "no resuelve ningún problema y no es una medida positiva, aunque tienen derecho a convocarla".

"Hay que conseguir resolver los problemas reales de la empresa y obtener lo que la empresa necesita para mejorar la rentabilidad y en un momento de crisis se convierten en un gran problema", aseveró Gómez Navarro, para el que los problemas de la empresa española, especialmente de la pyme, son "la falta de flexibilidad en la gestión interna, los problemas de financiación y que las medidas a corto plazo deberán incluir la rebaja de los costes de empleo, lo que significa rebajar los costes de la Seguridad Social, y nadie quiere que los trabajadores ganen menos".