Planea fusionar Grupo 2002 con Grupo Hispania

Carabante ultima la refinanciación de la deuda de Hispania con Banco Popular

José Ramón Carabante ultima la refinanciación de la deuda de algo más de 400 millones contraída por Grupo Hispania con Banco Popular. La firma del acuerdo se producirá previsiblemente a lo largo de esta semana. Tras la operación el empresario fusionará Grupo 2002 y Grupo Hispania para garantizar la solvencia de la nueva compañía.

Cuenta atrás para que José Ramón Carabante cierre con Banco Popular la refinanciación de cerca de 400 millones de euros de deuda. El directivo murciano tiene previsto firmar esta semana un acuerdo definitivo con la entidad financiera que permitirá reestructurar los compromisos de pago derivados de la compra de Grupo Hispania, explican fuentes conocedoras de las negociaciones.

El preacuerdo de refinanciación se cerró el pasado jueves a última hora de la noche y contempla la extensión en tres años del periodo para efectuar el primer pago principal de la deuda. Además, Banco Popular adquirirá activos de Grupo Hispania. "La sintonía entre las partes es total", afirman las fuentes consultadas, en respuesta a diversas informaciones aparecidas en las últimas semanas que aseguraban que Banco Popular había dejado al empresario al borde de la quiebra, al negarse a refinanciar su deuda.

"Sólo quedan unos flecos por cerrar" insisten las fuentes consultadas. Una vez cerrada la refinanciación, Carabante procederá a fusionar Grupo 2002 y Grupo Hispania, esta última adquirida en 2008 al empresario Trinitario Casanova por unos 650 millones. La operación creará, afirman las fuentes, una "compañía saneada" con activos netos valorados en 200 millones.

José Ramón Carabante controla inversiones a través de Grupo 2002 -sociedad dirigida por el ex ministro Miguel Boyer- en los sectores inmobiliario, farmacéutico, industrial y de capital riesgo, entre otros. El empresario fue uno de los inversoresmás activos en las grandes operaciones en Bolsa de inmobiliarias españolas durante 2006. Fue accionista de Reyal y de Colonial ymantuvo negocios conjuntos con Luis Portillo, Domingo Díaz deMera o la familia Sanahuja.

La compañía adquirida a Trinitario Casanova, Grupo Hispania, estaba, según sus últimas cuentas presentadas en el Registro Mercantil -hace dos meses, correspondientes al ejercicio 2008-, en causa de disolución. El auditor indica en su informe que los fondos propios de Grupo Hispania, de 11,9millones de euros, están por debajo de la mitad de su capital social, una de las causas de disolución establecidas por la Ley de Sociedades Anónimas.

Unarbitraje dilucida los "vicios ocultos" enla contabilidad

La situación patrimonial del Grupo Hispania era sumamente delicada en 2008, cuando José Ramón Carabante decidió comprar la inmobiliaria. La sociedad estaba en causa de disolución, según la opinión del auditor, con un fondo de maniobra negativo de 4,3 millones. Pese a ello, Carabante desembolsó 650 millones en la operación, parte para enjugar la deuda y parte (100 millones) para pagar a su propietario, Trinitario Casanova.

La empresa de Carabante asegura que se han encontrado "vicios ocultos" en las cuentas de Hispania, valorados en 150 millones. En el acuerdo de compra, las partes pactaron acudir a un arbitraje en el caso de que surgieran desencuentros. Este arbitraje no ha evitado que Casanova, a su vez, haya demandado a Carabante a quien reclama 50 millones que asegura aún le debe de la venta de Hispania.

La escudería de Fórmula 1, "almargen" de la operación

La escudería de Fórmula 1 propiedad de José Ramón Carabante, Hispania Racing F1 Team, está "al margen" del proceso de refinanciación de la deuda de Grupo Hispania, aseguran fuentes conocedoras de las negociaciones entre el empresario y Banco Popular. Esto quiere decir que entre los activos del grupo que adquirirá la entidad financiera en virtud al acuerdo de refinanciación no estará el equipo de Fórmula 1. El único equipo español presente en este deporte ha asegurado que a partir de la próxima temporada "estará luchando por los puntos" (ahora trata de terminar las carreras).

En Hispania Racing F1 Team, que tiene entre sus consejeros a Alberto Cortina, Luis Delso o Miguel Boyer, confían en que la escudería española pueda verse favorecida por el hecho de que sus pilotos procedan de Brasil (Bruno Senna) y, sobre todo, India (Karun Chandhok). Este último país podría albergar un gran premio en las próximas temporadas. "Es el Fernando Alonso indio", aseguran.

Según los cálculos de la FIA (el organismo regulador de la competición), el equipo está valorado en 55 millones de euros, frente a los 16 millones que costó ponerla en marcha, mantienen en Hispania Racing F1 Team. De esta cantidad, Banco Popular, el primer acreedor de Grupo Hispania, aportó dos millones de euros.