Finanzas

Créditos más caros a empresas y particulares

La presión sobre la deuda pública complica la financiación de la banca y se traslada a los préstamos.

El mercado no se fía de la capacidad de pago de los Gobiernos. Los bancos desconfían de prestar dinero a sus vecinos del sistema financiero y, en el último eslabón de la cadena, el crédito deja de fluir hacia particulares y empresas. El agudo encarecimiento en el coste de financiación de los Estados -consecuencia de la inquietud por la situación financiera de numerosas economías europeas, incluida en un doloroso puesto de honor la española- se ha trasladado rápidamente al conjunto del mercado de capitales. Así, si al Estado español le cuesta que los inversores compren su deuda, otro tanto le sucede a las entidades financieras españolas.

La consecuencia directa para quienes ahora necesitan un crédito es un tipo de interés más elevado y un análisis de los riesgos más riguroso, dificultades que sin duda no juegan a favor de la reactivación económica. Menos aún en un contexto de recortes salariales y de un ajuste fiscal y presupuestario que ha suprimido el papel de los Gobiernos como motores del gasto y el consumo.

"Sin lugar a dudas, va a caer la concesión de créditos", señala Alfonso García, experto de Analistas Financieros Internacionales (AFI). La concesión de créditos es la actividad esencial de los bancos, la espina dorsal de su negocio. Su concesión no puede desaparecer, pero se ha restringido notablemente desde la quiebra de Lehman Brothers. El recuerdo de los peores momentos vividos entonces en los mercados internacionales ha regresado con nitidez estos días, sin que la concesión de créditos se haya recuperado desde entonces.

"El crédito a particulares se cerró en el conjunto del sistema en otoño de 2008 y no se ha reabierto apenas. El sector se ha concentrado en reforzar el control de riesgos. La principal novedad de la actual situación para el mercado del crédito a particulares es que se aplicarán unos tipos de interés más caros", reconoce Rodrigo Cury, director de Desarrollo de Negocio de Productos Retail de Barclays España. Desde AFI, que no espera crecimiento para la inversión crediticia en España hasta 2012, consideran una estimación razonable que las nuevas hipotecas a interés variable se concedan con un diferencial medio de 140 puntos básicos sobre el euríbor a un año. Con los últimos datos del Banco de España, las nuevas hipotecas se conceden a un interés TAE del 2,55% y los créditos al consumo, al 9,6%.

La referencia que la banca no pierde de vista son los 200 puntos básicos que llegó a superar esta semana la prima de riesgo española. "Lo lógico es que el coste de financiación de la banca sea superior al del Tesoro", apuntan desde el sector, lo que explica que la banca española lleve más de un mes sin lanzar emisiones en el mercado de capitales. De hecho, las vías de financiación se han agravado estos días de forma preocupante para la banca española, que se ha encontrado con la puerta cerrada en el mercado interbancario.

"La crisis en el mercado interbancario está siendo peor para la banca española que en los momentos de la quiebra de Lehman. Entonces se apreciaba una posición más saludable para la banca española y al menos Santander y BBVA lograban financiarse mejor", se lamenta el responsable de tesorería de un banco mediano español.

¿Significa esto que, sin posibilidad de financiación en el interbancario, no hay posibilidad tampoco de conceder créditos en las oficinas? No necesariamente. La liquidez, la clave para que la maquinaria de la financiación a particulares funcione, existe. A falta emisiones en el mercado de capitales y de préstamos en el interbancario, los bancos españoles encuentran en el BCE su tabla de salvación. El conjunto de la banca de la zona euro, incluida la española, tiene depositada en el BCE la cuantía récord de 370.000 millones de euros, a cambio de una rentabilidad de tan sólo el 0,25%. "Hay liquidez de sobra, pero está retenida en el BCE. Y la banca española cuenta con colaterales que superan sus necesidades de liquidez", asegura un directivo.

Fuentes financieras recuerdan que la concesión de créditos a particulares y empresas está directamente relacionada con la disposición de liquidez de una entidad. "Sin liquidez, la concesión de créditos se resentirá. Pero sin concesión no hay negocio por lo que aquellos que tengan cubiertos sus vencimientos tendrán una ventaja competitiva sobre los que no los tengan. La única variable adicional es la liquidez de cada entidad para conceder esos préstamos", apuntan desde una entidad. En la presentación de resultados del primer trimestre, entidades como BBVA o Popular aseguraban tener ya cubiertos sus vencimientos de 2010.

Una regla de oro común impera en el mercado de deuda, el interbancario y en la oficina de un banco. "La clave es demostrar que lo que se presta se puede devolver". De nuevo, se impone el requisito de no dar una hipoteca por más del 80% del valor de tasación de la vivienda, con una cuota que no supere el 30% de la renta. Y en el crédito a empresas, la financiación será más accesible para proyectos ajenos al ladrillo. Tras el empacho inmobiliario, aún por digerir, la banca busca diversificar riesgos, previsiblemente a precios más altos.

Autónomos. "Hay problemas en un 75% de las solicitudes de crédito"

"Un autónomo sin crédito es como una bicicleta sin pedales", explica Lorenzo Amor, presidente ATA, una de las principales asociaciones de autónomos. "Es falso que desde el sector no se esté pidiendo financiación, un tercio de los autónomos han solicitado algún préstamo este año y el resultado es que hay problemas en un 75% de los casos, a un tercio directamente se la ha denegado y al resto se le ha reducido la financiación", advierte Amor.

A diario se producen un 800 cierres de actividad en un colectivo que agrupa a tres millones de personas. Desde la UPTA (Unión de Profesionales y Trabajadores autónomos) se habla de una "caída en picado" de la actividad, que ha supuesto la pérdida de 300.000 puestos de trabajo en el sector a lo largo de los últimos dos años. El presidente de la UPTA, Sebastián Reyna, denuncia que está teniendo una dualidad en la que incluso hay una "oferta agresiva" por dar crédito a un grupo reducido de empresarios, mientras que al resto no se les da nada. "En las cajas de ahorros la restricción es total", afirma Reyna.

Amor señala además que una buena parte de las restricciones al crédito pasa inadvertida para las propias entidades "ya que ni siquiera se logra pasar el primer trámite, que es el del director de oficina".

El presidente de la ATA recuerda que muchas constructoras han refinanciado su deuda utilizando como garantía contratos de obras públicas que ahora se ven en peligro tras la cancelación por el Gobierno de 6.000 millones en inversiones públicas. Otro frente abierto.

Los préstamos

40.000 millones es el volumen medio de los créditos que piden los trabajadores autónomos sin asalariados.

Un tercio de los autónomos ha solicitado un crédito en lo que va de año, sólo un 25% lo ha conseguido sin problemas.

20% del PIB es en lo que cifra la ATA la aportación de los autónomos.

Pymes. Más del 80% del sector se encuentra con dificultades

Hasta el segundo semestre del año 2009, el principal problema de las pequeñas y medianas empresas era la debilidad de la demanda. A partir de entonces, el gran problema es el acceso a la financiación, hasta el punto de que un 85,3% de las pymes se han encontrado con problemas, según explican fuentes de Cepyme. A esta complicación se añade el empeoramiento de las condiciones. Cepyme critica, por ejemplo, el hecho de que la bajada del euríbor no se haya trasladado a los créditos que se conceden a las empresas, que han visto "un sensible encarecimiento del coste" de financiación.

Las pymes (empresas de menos de 250 empleados y un volumen de negocio no superior a los 50 millones) representan más del 99% de las empresas españolas, generan el 68,5% del valor añadido, una medida del PIB, y el 78,7% del empleo. La federación Copyme recuerda, además, que las pymes están concentradas mayoritariamente en el sector servicios y que su representatividad en la economía es superior a la de otros países de la UE, por lo que la actuación pública debe ir en consecuencia con esa particularidad. "La confianza de las entidades, basada en unos balances sólidos que han ido presentando las empresas un año tras otro, se ha visto cercenada. Ahora, para conceder un crédito se están exigiendo unas garantías de capital o de patrimonio a un nivel tal que constituyen una pignoración de hecho (...) Las empresas se ven obligadas a agotar sus recursos propios para hacer frene a los gastos corrientes", alerta el presidente de Copyme, Salvador Bellido.

Contratación

45.000 millones de euros cayó en el primer trimestre el crédito de entidades españolas a empresas no financieras.

Un 48% de las pymes se han encontrado con el portazo de las entidades, frente al 32% en la UE.

El 87% de la demanda de crédito de las empresas es para tener liquidez.

Avalistas. "Los bancos y cajas han endurecido sus condiciones"

"En el último año, bancos y cajas de ahorro han endurecido considerablemente las condiciones, aumentando la exigencia de garantías, encareciendo las comisiones y aumentando los tipos de interés". Así resume la situación la Confederación de Sociedades de Garantía Recíproca (Cesgar). Las SGR son entidades sometidas a la supervisión del Banco de España, cuya labor es facilitar mediante avales el acceso a la financiación de autónomos y pymes y conseguir mejores condiciones en precios y plazos. Sólo en 2009 formalizaron avales por 2.515 millones de euros, un incremento del 12% respecto al ejercicio anterior.

Desde Suraval, una SGR que opera en Andalucía occidental se confirma que también ha bajado la demanda de crédito, como consecuencia de la disminución de la actividad económica y se apunta a otro elemento importante, que es la reducción de la actividad pública y, en consecuencia, la menor petición de avales para presentarse a los concursos de las administraciones públicas. "Las entidades se están tentando mucho la ropa antes de conceder un crédito" expone de manera gráfica el consejero delegado de Suraval, Pablo Millán.

El consejero delegado de Avalmadrid, Juan Luis Fernández-Rubíes, reconoce que el alto nivel de endeudamiento de empresas y familias ha complicado la viabilidad de algunos proyectos, pero subraya que el 85% de las peticiones de avales que pasan el filtro de la SGR consiguen finalmente la financiación deseada que, subraya, "en un gran porcentaje es para liquidez".

Las cifras

2.515 millones de euros es el valor de los avales formalizados en 2009 por las sociedades de garantía recíproca (SGR).

Un 12% es lo que han crecido estos avales respecto a 2008. El 64,8% es en los sectores de servicios y construcción.

100.987 pymes se han acogido a las SGR.

ICO. La línea directa empezará a funcionar este lunes

Por primera vez, el Instituto de Crédito Oficial (ICO) asumirá el 100% del riesgo de la nueva línea de financiación destinada a autónomos y pymes, que entrará en vigor este mismo lunes y estará abierta hasta diciembre de 2011. El crédito está destinado tanto a proyectos de inversión, como a financiación del circulante. La concesión tendrá en principio un límite de 200.000 euros por cliente, aunque no se descarta alguna fórmula para ampliar este importe.

La otra novedad es que será el propio ICO el que analice y estudie las peticiones de financiación, mientras que el papel de las entidades seleccionadas (Santander y BBVA) será el asesoramiento del cliente y comercialización, ya que el ICO no tiene red de oficinas. Se espera que este nuevo papel de la entidad crediticia facilite y haga más fluido el acceso a la financiación.

La dotación total no está cerrada e irá en función de la demanda, aunque el propio ICO cifra el importe en unos 2.500 millones anuales. Fuentes del instituto explicaron a este periódico que han detectado un "enorme interés" por parte del espectro potencial de clientes, que es básicamente el pequeño empresario. Desde esta base, el límite de 200.000 euros por solicitante debería ser suficiente, ya que los préstamos tradicionales que solicitan las pymes suelen oscilar entre 40.000 y 60.000 euros. Eso sí, el presidente de la institución, José María Ayala, advirtió el jueves pasado que "al principio, habrá un alto grado de denegación". Ayala hizo estas declaraciones en una conferencia organizada por la escuela de negocios Esade, que fueron recogidas por Europa Press.

"Esperemos que funcione, pero puede pasar lo mismo que la línea anterior en la que único que funcionó realmente fue que las líneas de crédito ya concedidas pasaron a ser créditos ICO. La banca no está haciendo su labor social, que es la de conceder créditos", valora Miguel Ángel Blanco, presidente de la confederación intersectorial de autónomos CIAE. Una de las propuestas del empresariado para desbloquear la situación es que se cree una banca pública que compita con la privada en financiación a pymes.

El proyecto

100% del riesgo estará cubierto por el ICO.

Vigencia: desde el día 15 hasta finales de diciembre de 2011.

Límite: 200.000 euros por solicitud.

Finalidad: proyectos de inversión y circulante.

Entidades: Santander y BBVA; el análisis de la solicitud lo hará el ICO.

Coberturas de impago. El nuevo auge de los seguros para operaciones comerciales

El riesgo de impago se ha estabilizado en los últimos meses, aunque los temores siguen estando presentes. La compañía Crédito y Caución es la mayor empresa de España en el negocio de seguros de crédito, un mecanismo para que las empresas se protegan del riesgo de impago en sus operaciones comerciales.

Tras unos años en que la buena situación económica condujo a una fuerte caída en los seguros de crédito, el precio del coste de coberturas empezó a crecer a tasas del 20% en 2008 y ahora se ha estabilizado, con pocas expectativas de descender. "No se dan las condiciones para rebajar los seguros de forma generalizada (...). Los precios están en un nivel razonable, adecuado al nivel de morosidad e impagos que tenemos", explican desde Crédito y Caución.

La compañía aconseja a sus clientes que hagan saber a la entidad con la que trabajen que cuentan con un seguro de crédito, "porque garantiza una indemnización del 80% en caso de que haya un impago". La empresa ha creado un producto llamado Plus Financiación en el que las indemnizaciones del seguro van vinculadas a las líneas de crédito, lo que debería facilitar el acceso a la financiación creditica de los clientes. Todas las empresas del sector estan emprendiendo acciones similares.

La preocupación es muy grande, porque la cierta estabilización de la actividad económica no se está traduciendo en una mayor concesión de créditos a las empresas y estos son necesarios no sólo para financiar inversiones, sino también para los gastos corrientes.

El riesgo. 5, 7 millones de euros es el riesgo medio de impago cubierto a cada asegurado en 2009 por Crédito y Caución.

Actividad exterior: la reactivación económica en algunos mercados extranjeros está llevando a muchas empresas a emprender una internacionalización de su actividad.