El negocio de los balones

Los beneficios del Mundial de Fútbol no llegan a los costureros de pelotas

Los trabajadores asiáticos que cosen casi todas las pelotas de fútbol del mundo han visto escasos progresos en sus vidas dominadas por la pobreza, dice un informe a días del inicio de la Copa Mundial, que promete a las empresas que venden equipos deportivos una abundancia de ventas.

Transcurridos trece años desde que empresas como Adidas AG de Alemania y Nike se unieron a organizaciones de trabajo y desarrollo para poner fin a la utilización de alrededor de 7.000 niños para coser las pelotas de fútbol, "el trabajo infantil continúa existiendo" en los tres principales países que fabrican pelotas -Pakistán, China e India-, según un informe del Foro Internacional por los Derechos Laborales (ILRF, por su sigla en inglés), con sede en Washington, publicado el 7 de junio.

En esos países y en Tailandia, el cuarto productor más grande de pelotas, los trabajadores adultos a menudo cobran demasiado poco para mantener a sus familias. Algunos niños todavía cosen pelotas en su casa, en tanto que otros han migrado a nuevos trabajos, dice el informe.

"La campaña internacional realizada en los años 1990 eliminó el trabajo infantil esclavizado de nuestra industria de pelotas de fútbol, pero esos niños pasaron a los talleres de automóviles, los hornos de ladrillos y cosas por el estilo", dijo Arshed Makhdoom Sabir, presidente de Ours Pakistan, una organización sin fines de lucro dedicada al desarrollo, en Sialkot, Pakistán.

Sialkot es el eje de una industria que fabricó aproximadamente el 75 por ciento de las pelotas de fútbol cosidas a mano en los años 1990, y todavía fabrica la mayoría de las pelotas de alta calidad, dijo el informe del ILRF. Adidas comercializa actualmente réplicas hechas en Sialkot de su Jabulani de alta tecnología, una pelota moldeada a máquina que se fabrica en China para los partidos de la Copa del Mundo.

Salarios por debajo del mínimo

Investigadores del foro del trabajo encuestaron a 218 trabajadores en empresas de Sialkot que exportan pelotas y otros productos a minoristas entre los que se cuentan Nike y Adidas, las dos empresas más grandes del mundo de productos deportivos. Si bien los proveedores de las dos compañías ofrecían mejores condiciones a sus trabajadores, más de la mitad de los costureros de pelotas de fútbol de Sialkot reportaron en 2009 una remuneración por debajo del salario mínimo mensual de Pakistán que alcanza 6.000 rupias (70 dólares), dijo el informe.

Para unir los 32 paneles externos de poliuretano de una pelota de fútbol que se vende por 50 dólares en Estados Unidos, un trabajador en Sialkot cobra nada más que 50 rupias (59 centavos de dólar), "o sea que obviamente las empresas internacionales pueden obtener beneficios mayores en Pakistán", dijo Sabir.

Adidas, Nike

Adidas, con sede en la ciudad bávara de Herzogenaurach, patrocina la Copa Mundial FIFA y a 12 de las 32 selecciones nacionales participantes, en un esfuerzo por superar su récord de ventas relacionadas con el fútbol en 2008 por un total de 1.300 millones de euros (US$1.920 millones), que fue impulsado por el torneo del Campeonato Europeo de ese año. Nike, con sede en Beaverton, Oregón, patrocina a 10 equipos en el torneo, que arranca en Sudáfrica el 11 de junio, desafiando el dominio de Adidas en el comercio minorista vinculado con el fútbol.

"Adidas cree que los salarios fabriles siempre deben satisfacer las necesidades básicas y permitir también ahorros y gastos razonables" para los trabajadores, dijo la portavoz de la empresa, Katja Schreiber, en un correo electrónico. Los proveedores de Adidas pagan a los trabajadores permanentes "un promedio de 7.500 rupias por mes, más beneficios sociales", dijo.

Nike "ha estado trabajando para cambiar la forma en que las fábricas de Pakistán pagan las pelotas de fútbol para hacer que el sector pase de ser un sistema de pago por pieza a un sistema basado en salarios", dijo el portavoz Derek Kent en un correo electrónico. La empresa "espera apalancar este nuevo modelo y nuestra experiencia para establecer mejores prácticas en el sector".

Economía informal

Si bien la economía de Pakistán creció un 7,2% anual promedio entre 2004 y 2007, la disponibilidad de empleos formales para los paquistaníes disminuyó, dijo Haris Gazdar, economista del Colectivo para Investigación en Ciencias Sociales de Karachi, Pakistán. En 2008, casi el 83% de los trabajadores varones y el 93% de las mujeres empleadas trabajaban en la economía informal, algunos como costureros de pelotas de fútbol, fuera del alcance efectivo de las leyes sobre salario mínimo y la mayoría de otras normas sobre protección de los trabajadores, dijo Gazdar.

El 70% de los paquistaníes que cosen pelotas son trabajadores informales, a menudo en violación de la ley que requiere contratos de empleo y el estatus de trabajador "permanente" después de nueve meses de empleo, dijo el informe del ILRF.

El 5 de junio, Pakistán aumentó el salario mínimo a 7.000 rupias (82 dólares) por mes, aunque "podría hacer falta el doble" para permitir que la mayoría de los trabajadores satisfagan las necesidades básicas para la familia media de siete personas, dijo Gazdar. El Banco Mundial estima que un cuarto de los 180 millones de habitantes que tiene Pakistán vive con menos de un dólar por día.

China, India

Awan Sport Industries Ltd., con sede en Sialkot, que fabrica las pelotas para Adidas, y Silver Star Group, que lo hace para Nike, ofrecen condiciones de trabajo considerablemente mejores que la mayoría de los fabricantes de pelotas locales porque utilizan más empleados permanentes "en ambientes fabriles formales", dijo el informe.

La mayoría de las pelotas de fútbol chinas son hechas a máquina, aunque hay empresas en la provincia de Jiangsu que contratan a mujeres y niños para coser a mano las pelotas, según el informe. En las ciudades indias de Meerut y Jalandhar, los niños todavía cosen las pelotas a mano, dijo.