El próximo día 16 de junio

Caja Duero y Caja España convocan a los sindicatos para poner en marcha un acuerdo

Caja Duero y Caja España han convocado a los representantes de los trabajadores de las dos entidades a una reunión para poner en marcha el acuerdo laboral suscrito con los sindicatos, a excepción de UGT, necesario para la fusión de las dos entidades.

Según el escrito, la reunión tendrá lugar en Madrid el próximo día 16, cuando se hablará del "expediente administrativo de regulación de empleo", una definición que desde las dos cajas se evitaba pronunciar.

En el orden del día se incluyen asuntos como el "expediente de modificación sustancial de condiciones" laborales, así como del inicio del periodo de consultas o la solicitud de un informe preceptivo para las prejubilaciones voluntarias, dirigidas a 846 empleados de las dos cajas fusionadas.

Una vez conocida esta reunión, la primera reacción ha sido de UGT que ha emitido un comunicado interno, que titula "malos augurios", en el que afirma que con esta reunión se confirma "la vinculación del preacuerdo laboral al expediente de regulación de empleo y el despido y paseo temporal por el paro de los compañeros que posteriormente se jubilarán".

Al mismo tiempo, este sindicato ha denunciado, a través de este comunicado, que los trabajadores de Caja Duero que serán trasladados a León "están siendo invitados a solicitar traslado", un hecho que consideran "surrealista".

Esta central ha lanzado una advertencia a Caja Duero, ya que este sindicato no fue invitado a una reunión celebrada ayer entre la entidad y el resto de organizaciones sindicales, donde se explicaron "las fórmulas de cálculo que van a aplicar a las prejubilaciones".

"UGT tiene derecho a estar presente en cualquier tipo de reunión de seguimiento del preacuerdo laboral y no habrá segunda advertencia: si se repite un hecho así, nos veremos en el juzgado", ha añadido en el comunicado