Un total de 200 agencias

Viajes Marsans ha empezado a devolver los avales a sus agencias asociadas

Viajes Marsans ha empezado a devolver los avales a sus agencias asociadas, la mayoría de las cuales ya se ha incorporado a otros grupos turísticos, principalmente, a Viajes Iberia, de Orizonia, según indicó hoy un portavoz de estas empresas.

Viajes Marsans
Viajes Marsans

Dichas agencias, 200 en total, depositaron a Viajes Marsans, en el momento de incorporarse a su red comercial en calidad de asociadas, un aval de 20.000 euros por cada punto de venta, sumando entre todas 300 oficinas (unos 6 millones de euros en avales).

Además de unirse a Orizonia, lo que han hecho más de la mitad de las asociadas, también hay una parte que optó por Carrefour, muy pocas por Halcón Viajes, del grupo Globalia, e incluso algunas han emprendido un nuevo camino en solitario.

Viajes Marsans entró en una situación de caída libre acelerada, después de que la IATA, la patronal de las aerolíneas, decidiera retirarle la licencia de venta de billetes aéreos el pasado 20 de abril y, aunque la medida no afectaba a sus asociadas, éstas sufrieron sus consecuencias.

Viajes Marsans ya lleva varios días llevando a cabo cierres contables con sus asociadas, paso previo a la devolución de los avales, explicó la misma fuente, para matizar que, en caso de liquidaciones de mayor cuantía, la matriz ofrece unas condiciones "no muy ventajosas", pero casi todas las agencias las aceptan, dadas las circunstancias de inseguridad en las que se encuentra el grupo.

Marsans solicitó ayer el concurso voluntario de acreedores, poco antes de que sus propietarios, Gerardo Díaz Ferrán y Gonzalo Pascual, cerraran su venta, por 600 millones de euros, con la sociedad Business Psibilitumm, del empresario Ángel de Cabo.

En el momento de liquidación con sus asociadas, ambas partes firman un reconocimiento de la deuda, tras lo cual la agencia recupera su aval y se desvincula definitivamente de la matriz.

Aunque Díaz Ferrán y Pascual aseguran que vendieron Marsans a de Cabo -experto en procesos de reestructuraciones y quiebras- con el objetivo de relanzar el grupo, la fuente opinó que, en la actual situación y tras la marcha de más de un tercio de sus empleados, es una tarea "más que ardua, imposible".

El portavoz de las agencias asociadas, que se sienten muy perjudicadas por el deterioro al que llevaron a Marsans sus gestores, manifestó sus dudas respecto de la empresa compradora, "rara y oscura", y de los fines reales de la operación.

Marsans "nos ha hecho mucho daño", aseguró el portavoz de las asociadas y añadió que se habían analizado a fondo las ofertas de otros grupos turísticos antes de decidir, ya que "veníamos de primera marca y no podíamos unirnos a una de segundas".

Las agencias, para las que empieza "un período de reposicionamiento y transición", esperan adaptarse poco a poco a las nuevas circunstancias y ven ya "con un poco más de optimismo" el próximo ejercicio 2011.