Ya tiene el tamaño y la escala que necesita

Alierta da por cerrada la expansión con compras en Europa y Latinoamérica

Telefónica tiene ya el tamaño y la escala que necesita. Así lo asegura su presidente, César Alierta, quien da por cerrada la etapa de grandes adquisiciones de la compañía tanto en Europa como en Latinoamérica. Al margen de lo que suceda con la brasileña Vivo, esta afirmación deja fuera cualquier acercamiento corporativo a KPN, pero no la compra de más capital en China Unicom.

Europa necesita consolidarse. El Viejo Continente cuenta con centenares de operadoras, frente a unas pocas en Estados Unidos, cuatro en Japón y tres en China. Pero Telefónica no formará parte del proceso. "Esta atomización no tiene el menor sentido, pero nosotros ya hicimos nuestra consolidación con la compra de O2, que nos dio presencia en Reino Unido, Irlanda y Alemania. Ahora no es nuestro problema, porque nosotros ya tenemos peso suficiente en Europa".

Así se refirió el presidente de Telefónica, César Alierta, al papel que jugará la compañía que dirige en el próximo baile de concentraciones que se prevé para Europa. Lo hizo desde Nueva York, en un encuentro con periodistas previo a la concesión de la Medalla de Oro de la Americas Society, que le fue concedida en la noche del miércoles al ejecutivo español.

Europa no es el único lugar donde Telefónica tiene ya la escala que necesita. También en Latinoamérica la operadora está satisfecha con su tamaño, de forma que, una vez concluida la oferta de 6.500 millones lanzada sobre el capital de la compañía brasileña Vivo que está en manos de Portugal Telecom, la española da por cerrada la etapa de grandes adquisiciones. "Tenemos la escala suficiente", señaló Alierta, "tanto en Europa como en Latinoamérica".

TELEFÓNICA 7,77 -0,06%

Esta afirmación no impide que se pueda hacer alguna compra de pequeño tamaño, si bien las de calado quedan descartadas. Entre ellas, la más destacada hubiera sido la de KPN, la operadora holandesa con la que Telefónica ha intentado fusionarse ya dos veces. Los problemas de esta compañía en Alemania habían alentado la especulación sobre una posible compra. "No estamos en contra de llegar a acuerdos para compartir redes u otro tipo de pactos operativos, pero no corporativos", remarcó el ejecutivo.

Y es que Telefónica tiene ahora una posición muy distinta en Alemania, después del triunfo de la compañía en la subasta de espectro de móvil. Por menos dinero del previsto, la operadora se hizo con las mejores frecuencias celulares y dejó a KPN sin ellas. El resultado "es que Telefónica va a consolidarse como número tres en Alemania, por detrás de Deutsche Telekom y Vodafone. KPN tiene un problema, pero nosotros no. Hemos hecho grandes inversiones en redes en el pasado en Alemania y ahora tenemos espectro para crecer en banda ancha móvil".

También Telecom Italia quedaría fuera del objetivo de compras de Telefónica, aunque en este caso la española es consciente de que su posición en el accionariado hace que tampoco pueda ser de nadie más.

Al otro lado del Atlántico, otra operación que fue totalmente descartada por Alierta fue la entrada en Estados Unidos. Competir con gigantes como AT&T o Verizon resulta prácticamente imposible y las inversiones requeridas para ello serían desproporcionadas.

La compra de la mitad de Vivo que está en manos de PT, por tanto, podría ser la última adquisición milmillonaria de la española en algún tiempo. Alierta, sin embargo, no entró en polémicas y se limitó a reiterar las palabras dichas en la junta de Telefónica la pasada semana. A su juicio, la oferta es "impecable" y está convencido de que la asamblea de Portugal Telecom "la aceptará".

Objetivo: el 10% de China Unicom este año

El punto final a la etapa de adquisiciones de Telefónica no incluye dejar de aumentar la participación en China Unicom. La española siempre dijo que su objetivo era llegar al 10% del capital de su socia asiática y esta meta podría cumplirse "antes de fin de año", según el presidente de la operadora, César Alierta. Telefónica tiene ahora un 8,4% de China Unicom, con lo que sólo le faltaría un 1,6% para llegar a su meta más inmediata. A los precios actuales de cotización, este incremento tendría un coste cercano a los 340 millones de euros.

Alierta destacó la situación privilegiada en la que se encuentra su socia asiática. El ejecutivo achacó los malos resultados de los últimos trimestres a la digestión que ha tenido que hacer la compañía de la fusión entre China Unicom y Netcom, pero esta situación le permite ahora estar muy bien posicionada para crecer. "Consolidar una fusión es complicado, pero se están sentando las bases para comenzar a recuperarse de forma exponencial", explicó. Uno de los factores que ayudará a ello es la tecnología celular que le ha tocado a Unicom en el reparto de estándares que se hizo en China. Usará la europea, lo que pone a Telefónica en situación privilegiada para compartir recursos de conocimiento y de tecnología con su socia.

Pese a los malos resultados de los últimos trimestres, la fusión entre China Unicom y Netcom ha permitido a Telefónica participar en una compañía que da telefonía fija y móvil, porque antes su socia original (Netcom) sólo tenía negocio en la forma más tradicional de comunicarse. Este cambio amplía la posibilidad de sinergias y de compartir tecnología entre las dos socias.

Premio de la Americas Society 2526.000

César Alierta se convirtió en la noche del miércoles en Nueva York (madrugada de ayer en España) en el primer europeo en recibir la Medalla de Oro de la Americas Society, asociación presidida por el embajador John Negroponte y fundada por David Rockefeller. A la cena de gala asistió la plana mayor de Telefónica, así como la infanta Cristina. En la foto, Stanley Motta, presidente de la junta directiva de Copa Holdings; David Rockefeller, fundador y presidente honorífico de la Americas Society, y César Alierta.