Barómetro del CIS

La percepción de la situación económica empeoró en mayo

La percepción de la situación económica de España empeoró el pasado mes de mayo, coincidiendo con el anuncio del plan de ajuste puesto en marcha por el Gobierno y con la aprobación de la ayuda europea a la economía griega, según el barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), hecho público hoy.

Esa encuesta revela que el porcentaje de quienes consideran "mala o muy mala" la actual coyuntura económica se situó en mayo en el 76,1%, casi dos puntos por encima del dato registrado un mes antes. La economía sólo va bien o muy bien para el 2,4% de los consultados.

En paralelo, crece el pesimismo de cara al futuro, ya que casi el 29% augura que dentro de un año la crisis será peor, frente al 27% que hacía ese pronóstico en abril. Los optimistas son sólo el 20 por ciento, dos puntos menos que el mes anterior.

El trabajo de campo para el sondeo fue elaborado mediante 2.483 encuestas personales y domiciliarias realizadas en 240 municipios de 47 provincias entre los días 4 y 13 de mayo. Es decir, las preguntas de la encuesta, que tiene un margen de error de más/menos 2%, fueron contestadas la semana en que la Bolsa española sufrió una importante caída, el llamado 'eurogrupo' aprobó las ayudas a Grecia y reclamó ajustes a España y éstos fueron finalmente anunciados por el presidente José Luis Rodríguez Zapatero en el Congreso.

Respecto a la lista de preocupaciones de los españoles, el paro sigue en primer lugar al aparecer en el 79,9% de contestaciones, en una franja similar al mes anterior y por debajo de lo registrado en el primer trimestre del año.

Eso sí, los problemas económicos se consolidan en segundo lugar pero sube cuatro puntos, hasta el 50,9%, el porcentaje de quienes los citan como una de las principales dificultades del país. Esta marca es la mayor desde abril de 2009.

Menos preocupación por los políticos

Como tercera preocupación, a mucha distancia del paro y la economía, se mantienen la clase política en general y los partidos en particular, que son mencionados en el 18,8% las respuestas, un porcentaje ligeramente inferior al de abril.

La inquietud por la corrupción y el fraude, que el mes anterior emergió en el sexto puesto de la lista con motivo de la publicación del sumario del 'caso Gürtel', baja ahora cinco puntos y se queda en décimo puesto, con un 4,4% de alusiones. El octavo puesto en mayo fue para el Gobierno y los partidos, con un 5,6%, justo un punto más que en abril.

El terrorismo cae y queda como sexta preocupación

La inmigración (14,1%) repite en cuarto lugar, seguida esta vez de la inseguridad ciudadana que, con un 9,7%, adelanta al terrorismo que por primera vez en los últimos años baja al sexto puesto de la tabla con un 9,2%. El séptimo problema siete vuelve a ser la vivienda, con un 7% de menciones.

La relación de preocupaciones personales de los encuestados continúa con el paro en cabeza (41,5%), seguido de los problemas económicos en general ((37,8%). Con porcentajes que no llegan al 8% aparecen la vivienda (7,9%), la inseguridad ciudadana (6,9%), la clase política (6,4%) y esta vez en sexto lugar la pensiones (5,6%).

Respecto a la situación política, mejora ligeramente el porcentaje de quienes la juzgan "mala o muy mala", que pasa del 63,4% de abril al 61,6% en mayo. Por contra, consideran que es "buena o muy buena" casi el 5% de los sondeados. Dentro de un año el 23,4% cree que será "peor", frente al 10,6% que confía en que mejore.